domingo, 28 de diciembre de 2014

MUFFINS NAVIDEÑOS CON SIROPE DE ARCE

Hola, hoy toca muffins/magdalenas con sirope de Arce, últimamente estoy muy cansina con este jarabe, pero es que me apasiona su sabor "rústico" y dulce a la vez, uhhmmmm. Además, creo que pegan mucho con la época del año que estamos, ¿no?
Para hacer las magdalenas necesitamos:
- 120 ml aceite de girasol o mantequilla blanda.
- 100 gr azúcar moreno.
- 3 huevos M.
- 200 gr harina integral tamizada.
- 120 ml sirope de Arce (o a vuestro gusto)
- 1/2sobre de levadura.
- 1 cucharada de azúcar avainillado.
- Nueces.
Preparamos la bandeja con las cápsulas y precalentamos el horno.
Batimos el aceite con el azúcar y luego añadimos los huevos uno a uno sin dejar de batir. Agregamos el sirope y después la harina tamizada con la levadura y el azúcar avainillado. Cuando estén todos los ingredientes integrados dejamos de batir y llenamos las cápsulas 3/4 partes; esto lo haremos en dos partes, añadiremos un poco de masa, luego unas nueces picadas y después el resto de masa. Horneamos durante 15 minutos a 180 gr.
Una vez horneadas las dejamos enfriar en la rejilla y preparamos el glaseado con 4 cucharadas de azúcar glass tamizado y 1 cucharada y media de agua. Además, añadí esencia de vainilla y teñí con colorante. Eso va a gustos.
Cogemos una Magdalena y le damos la vuelta, mojando el copete en el glaseado. Enseguida le añadimos purpurina (comestible), fideos de chocolate o lo que queráis, porque enseguida se seca.
Yo hice dos colores, rojo y verde y decoré con lo que tenía por casa. El resultado, muy vistoso, el sabor, buenísimo. Probarlo, ¡os gustará!


viernes, 5 de diciembre de 2014

MI PRIMERA LIBRETA DECORADA (A LO SCRAPBOOKING CASERO)

¡Buenos días! Hoy traigo un mini post no comestible, es que este finde fui a la feria Creativa en el Hospitalet (Barcelona) y estuve mirando cositas de una parada a otra y comprando pijaditas y en fin, la mayoría de las cosas no sabía para qué servían, pero cogí muchas ideas divertidas para futuras creaciones (comestibles o no). Como ahora he vuelto a estudiar ( sí, a estas alturas de mi vida ), me compré una libreta en los chinos de esas normales y corrientes, vamos, que lo único que tenía de diferente respecto a las otras era que las tapas eran de plástico en lugar de ser de cartón. Después de mirarla y remirarla, me dije: "Esto es bastante feo y voy a tener que agarrar esta libreta muchas veces, así que vamos a ver qué hago contigo". Y me puse manos a la obra.

"INGREDIENTES":
  • Libreta normal y corriente.
  • Papel de envolver regalos a vuestro gusto.
  • Washi tape de diferentes tipos (también a vuestro gusto).
  • Revistas varias para escoger letras sueltas.
  • Cola
  • Pegamento
  • Cartón
  • Purpurina
  • Stickers (pegatinas)
  • Etiquetas nombres
  • Botones o brillantes (opcional)
La libreta originalmente era así:
Le he dado la vuelta porque no le hice la foto a la parte de delante, sorry


 La cuestión es que fui improvisando, primero corté papel de regalo a trocitos y luego pegué un trozo de rollo de cartón (de esos que van dentro del papel de regalo) encima de la libreta, a modo de base. Luego fui pegando los trocitos a la base que previamente iba encolada, y así lo fui haciendo hasta llenar todos los espacios. Después puse washi tape por el marco a mi gusto y por último volví a encolar toda la base y espolvoreé purpurina por encima.
Para rematar, puse una etiqueta e imprimí el texto y lo pegué; decoré con la mariposita, recorté las letras de mi nombre y las pegué y añadí, además, un brillantito comprado en los chinos. Todo por muy poco, comprado en los chinos y en Creativa.
No está mal para ser la primera, ¿no?
Foto hecha con luz artificial, ¡parece otra!




Bueno, esto ha sido todo por hoy, ¡ahora a estudiar!

lunes, 24 de noviembre de 2014

CUPCAKES (o magdalenas) CON FONDANT LÍQUIDO

¡Hola! ¡Qué bien! Ordenador nuevo que va genial, estoy súper contenta, a pesar de que tuve un "pequeño" percance con el blog (mejor dicho, con Google + ¡¡¡¡se me borraron todas las fotos de todas las entradas!!!!!!)O sea, que aprovechando pc nuevo, he tenido que subir de nuevo las 200 fotos y una por una añadirlas a cada entrada, un faenón, vamos.
Os explico cómo hacer fondant líquido. La receta de la magdalena en sí, da igual, la que queráis, en este caso eran de chocolate creo, porque hace tiempo que las hice. Por cierto, que tengo que aprender a poner el enlace ese que os lleva directos a otras recetas de otras entradas de este blog, pero hasta la fecha no he visto el momento de ponerme, pero prometo que lo haré.
Bueno, pues como ya he aprendido (han pasado 18 días y he hecho los deberes), os propongo esta receta de magdalenas que está muy bien.
Bueno, una vez tenéis las magdalenas horneadas, cogéis un pedazo de fondant sólido (o sea, la pasta de azúcar esa que se compra en paquetes), y lo metéis en un bol apto para microondas. Calentáis unos segundos (según la cantidad tardará más o menos tiempo en reblandecerse), la cuestión es que lo vamos vigilando y luego sacamos y le añadimos una cucharada de agua caliente. Removemos hasta que veamos que está bastante líquido y ya lo tenemos listo para decorar. Podemos añadir  colorante en gel a nuestro gusto y también una cucharada de sirope de maíz para darle sabor, pero es opcional.
 Recomiendo utilizar el fondant al momento para que no se endurezca, así que agarramos la magdalena y la sumergimos en nuestra piscina de fondant hasta que el copete esté completamente azul. Lo giramos con cuidado hasta que no gotee y luego de hacer lo mismo con todas las magdalenas decoramos con fideos de chocolate y/o sprinkles.
Buttercream VS Fondant líquido, ¿con cuál te quedas?
Personalmente, el fondant no me gusta para comérmelo; pero reconozco que líquido es mucho más "comestible", ya que no empalaga tanto al estar rebajado con agua.
¡Que lo disfrutéis!

miércoles, 24 de septiembre de 2014

COOKIES ENORMES PARA CUALQUIER OCASIÓN

 ¡Hey! Estaba pensando yo, con la de impactos publicitarios diarios que sufrimos y aún tengo moral para seguir con este blog que ni me da ni me quita, vamos, que es puro entretenimiento. A veces me pregunto si realmente estas recetas fáciles que hago pueden serle de utilidad a alguien. Hay cientos, por no decir miles, de blogs sobre cocina y repostería y aunque yo soy muy fan, la verdad es que empiezo a sentir un poco de hastío; no me malinterpretéis, es que creo que estamos saturados con tanta información, ¡lo tenemos todo tan fácil! Basta un clic para tener la información del mundo en nuestras manos y todo eso en unos pocos segundos, increíble, ¿no? La gente ya no va a la biblioteca a informarse, ¿para qué? Muchas veces me siento apenada al ver que mis hij@s nunca disfrutarán de ciertas cosas, cosas sencillas, y eso que hago esfuerzos para que no sea así, pero lo quiera o no, son de otra generación. Sin embargo, eso no me impide seguir pensando que se está perdiendo un poco la esencia, la autenticidad de las cosas...y aunque lo que hagamos este hecho con mucho cariño, no podemos evitar entrar en la rueda y dejarnos llevar...de todos modos no sería justa si no dijera que si con este blog consigo "ayudar"a una sola persona, ya estaré contenta por ello.
Hoy traigo una receta fácil para variar, y está muy sabrosa, y ahora lo digo en serio y siguiendo el hilo de lo que acabo de comentar, si me aficioné a la repostería, fue por el puro placer de comerme algo dulce hecho en casa. Mi abuela hacía unas torrijas buenísimas y cada vez que venía del pueblo nos traía a casa unas aceitadas para chuparse los dedos, porque sabían a auténtico dulce casero y de pueblo. Se me hace la boca agua sólo de recordarlo, uhmmmm...Lo siento, pero como los dulces caseros no hay nada y si encontráis una pastelería en Barcelona donde los pasteles no sean súper hiper mega dulces me lo decís, porque yo no puedo con tanto azúcar.
Dicho esto, voy a explicar cómo hacer estos cookies caseros.
Ingredientes:
-120 gr azúcar moreno 
- 50 gr azúcar blanco
-110 gr mantequilla
- 1 cuch. azúcar avainillado o en su defecto unas gotitas de esencia de vainilla.
- 1 huevo
- 230 gr harina
- 1 pizca de sal
- 1/2cuch. levadura en polvo
- 150 gr chocolate (pepitas o cortado a trocitos)
Mezclamos el azúcar Moreno con el blanco y la mantequilla reblandecida. Batimos. Añadimos el huevo y batimos. En un bol aparte mezclamos la harina con la levadura, la sal y el azúcar avainillado. Lo tamizamos sobre la mezcla anterior y por último añadimos las pepitas de chocolate. Mezclamos a mano y formamos una bola que taparemos con celofán y guardaremos unos minutos en el frigo. Precalentamos el horno.
Ahora sacaremos la masa de la nevera y tenemos dos opciones; amasar con el rodillo y cortar con cortapastas circular o hacer bolitas con las manos y aplastarlas. Yo recomiendo la segunda opción, pues quedan más auténticas y es más difícil que se rompan.
 
 No, no son mis manos, son las de mi ayudante, mi cuqui está hecha una crack!
Cuando tengamos las galletas formadas las ponemos en la bandeja del horno y las cocinamos unos 13 minutos a 180 grados (depende del horno). Las dejamos enfriar y ¡listas para comer!
 
 Sobre todo quiero decir que mi última intención es la de ofender a nadie, respeto a todo el mundo y por supuesto a tod@s los profesionales que se dedican a este apasionante mundo de la repostería. No me canso de decir que yo sólo soy una aficionada, pero como tal, y como persona, tengo ideas propias y muy subjetivas, jeje.

domingo, 21 de septiembre de 2014

PASTEL ROCK INFANTIL

 
¡Hola! Todavía me estoy recuperando de la maratón de cumpleaños del mes de septiembre, parece que todo el mundo haya nacido este mes! Y lo que queda...
Bueno, no me voy a extender, yo normalmente voy al grano, así que hoy traigo una receta muy fácil que todos podéis hacer en casa. Se trata de un bizcocho normal, el de la receta "4 cuartos" y en este caso usé 6 huevos que pesaron 350 gr, así que usé la misma cantidad de harina y aceite de girasol. Un sobre de levadura, y unos 200 gr de azúcar, porque luego con el almíbar ya se endulza suficiente el bizcocho. Además, añadí unas gotas de aroma de vainilla para aportar un poco de sabor.
Una vez horneado el bizcocho lo dejé enfriar y mientras preparé una ganaché de chocolate, para la que utilicé 200 ml de nata y la misma cantidad de chocolate fondant a trocitos. Lo llevé al fuego bajo-medio y cuando el chocolate estuvo fundido lo mezclé bien y aparté del fuego. Previamente ya había preparado el almíbar con 200 ml de agua y 200 ml de azúcar. Además, añadí unas gotitas de aroma de vainilla.
Con el bizcocho frío procedemos a abrirlo por la mitad y lo empapamos con el almíbar con la ayuda de un pincel de goma. Empapamos la capa de dentro y la capa de arriba, que por cierto, tuve que cortar porque tenia un copete considerable y no me interesaba nada. Pero tiene la ventaja de que puedes probar el bizcocho y ya sabes si está bueno antes que nadie ( si os parece soso, siempre podéis meter el bizcocho dentro del cazo y rebañar el sobrante de ganaché, uhmmmm ). Ahora con el bizcocho bien bañado ya podemos rellenarlo con la ganaché. Y luego unimos las dos partes. Ahora toca cubrir el bizcocho con más ganaché para que luego el fondant se pegue bien. Yo no pongo kilos de ganaché, sólo lo justo para que luego el fondant no se despegue. Es que si no luego queda demasiado dulce para mi gusto. 
Bueno, llega la hora del fondant (pasta de azúcar). Siempre podéis preparar las decoraciones con antelación, y además lo recomiendo, porque una vez ponemos la cobertura ya vamos a contrarreloj porque la pasta de azúcar enseguida se endurece y a mi me pone muy nerviosa. Así que nos ponemos manos a la obra tiñendo, cortando, probando hasta que consigamos nuestro objetivo. Yo opté por una decoración sencillita, y más teniendo en cuenta de que a casi nadie le gusta el fondant (¡con lo caro que es!), y el resultado fue bastante satisfactorio. 


Para hacer la guitarra compré un cortador, (mi hija de 7 años me ayudó a hacerlas), pero para las notas musicales tuve más problemas, porque no tenía nada, así que calqué unas en un papel y las recorté por dentro, a modo de plantilla. Luego lo puse encima del fondant y con un cuchillo fui recortando la forma. Para hacer círculos podéis usar tapones, yo no tengo cortadores redondos de todas las medidas, así que los tapones me sacan de muchos apuros. También podéis poner purpurina comestible en los detalles para acentuarlos, eso siempre va a gustos.
Decir que a mi peque le encantó, pero como siempre, no hay que olvidar lo más importante, el pastel estaba buenísimo y ya habéis visto que sólo hacen falta ganas para hacer cositas como ésta.
¡Hasta la próxima!

martes, 19 de agosto de 2014

MAGDALENAS MINIONS

Voy a explicar cómo hacer unas magdalenas sencillísimas decoradas con fondant o pasta de azúcar. Para las magdalenas utilicé la receta típica de la coca de yogur, la que se hace con 3 huevos, azúcar, un yogur, harina, levadura, ralladura de la piel de un limón y aceite de girasol. Pero cada uno lo puede hacer de lo que quiera, de chocolate, de naranja, como más os apetezca. Lo complicado fue hacer las caritas de estos bichitos, porque no tenía los cortadores adecuados y me costó bastante conseguir hacer unas gafas en condiciones. Yo usé los tapones de las esencias de sabores y hasta el tapón de un mini frasco de aceite Carbonell. Otra opción más sencilla en lugar de mataros a hacer gafitas es poner directamente el círculo entero y luego cortar otro blanco más pequeñito y pegarlo encima (de esto me di cuenta cuando ya había terminado los 18 minions, grrrrrr). Así que la idea básicamente es ir tiñendo el fondant e ir haciendo circulitos de diferentes tamaños, a mi me ayudó mucho mi cuqui, los niños pueden ayudaros y les hará gracia.
 Una vez tengáis los ojitos, con sus trescientas pupilas e iris, jiji, ya es cuestión de coger un rotulador de tinta comestible y pintar las boquitas y el pelo con más o menos gracia.
  Para pegar las caritas a las magdalenas puse dulce de leche en el copete y listo.
Este ha sido el resultado, jeje, entretenido pero chulo.
¡Hasta la próxima!




jueves, 3 de julio de 2014

PASTEL DE DOS PISOS PARA ABRIL (ambientado en la playa)


¿Habéis visto que cosita? Vale, quizás no es el pastel más bonito del mundo, pero yo conseguí mi objetivo, que era hacer un pastel de dos pisos por primera vez y decorarlo al estilo mar, con sus conchitas y estrellas.
Yo os aconsejaría organizaros con tiempo, porque este pastel no se hace en un día (a menos que no tengas hijos, no trabajes fuera ni dentro de casa y tengas más moral que el alcoyano), así que yo lo que hice un día o dos antes fue hornear las galletas con forma de concha y cortar las formas de estrella y conchas con fondant blanco. No os lo creeréis, pero no tenía cortadores, ni de estrella ni de concha, así que lavé a conciencia unas conchitas de verdad ( recogidas en la playa ) ¡y me sirvieron perfectamente! Para la estrella encontré una de plástico que se había despegado de un colgador y lo mismo. ¡Imaginación al poder! Ahora, las venden por internet y en tiendas especializadas.
La receta del bizcocho ya la tenéis en la entrada del pastel de cumpleaños que hice el año pasado por estas fechas; es la cuatro cuartos, para eso pesé 9 huevos que me dieron un total de 490 gr y en base a esa cantidad ponemos la harina, la mantequilla ( esta vez usé mitad mantequilla y mitad aceite de girasol porque queda mucho menos seco), de azúcar en vez de poner 490 gr puse menos porque luego al hacer el almíbar ya le añadimos mucho azúcar. De harina 490 gr, un sobre de levadura, y unas gotitas de esencia de vainilla.
Para el bizcocho pequeño utilicé 4 huevos que pesaron unos 240 gr y seguí el mismo procedimiento que con el primero en base a los 240 gr.
El primer bizcocho necesita casi una hora de horneado, hay que ir pinchando con el palillo hasta que salga seco. Con el segundo en 30-40 minutos es suficiente. Dejamos enfriar y mientras preparamos el almíbar con la misma cantidad de agua que de azúcar. Como mi relleno iba a ser de fresa añadí unas gotitas de esencia de fresa al almíbar. Dejamos templar. Para la buttercream de fresa usé unos 250 gr de mantequilla, 200 de azúcar glass, 4 cucharaditas de Nesquik de fresa y unas gotitas de esencia de fresa. Batimos hasta que coja la consistencia deseada.
Como mis bizcochos no eran perfectos y tenían un copete importante, lo corté con el cuchillo hasta dejarlo lo más plano posible (y así de paso me comí lo que corté y comprobé sí estaba bueno o no).
Ahora viene lo complicado, sin lira, con un cuchillo del pan abrir el bizcocho grande para proceder a mojarlo con el almíbar. Para volver a poner las dos mitades justo en su sitio podemos poner un palillo en cada mitad, uno encima del otro y así nos aseguramos de que quede perfecto. Almibaramos también por la parte de arriba, por todas partes.
Antes de cerrar el bizcocho rellenamos con la crema de fresa. Hacemos lo mismo con el otro bizcocho. Yo en realidad hice el grande por la mañana y el pequeño por la tarde, organizaros como podáis, porque la cocina queda hecha unos zorros...
Ahora cubrimos los bizcochos con la crema sobrante intentando que nos quede lo más homogéneo posible; esto nos servirá de "pegamento" para poner luego el fondant por encima.
Amasamos el fondant y lo teñimos a nuestro gusto. Lo colocamos con cuidado encima de los pasteles y alisamos como podamos (yo no tengo alisador, estoy en precario). Ahora con un poquito de agua pegamos las figuras por todo el pastel hasta que esté a nuestro gusto. Yo trituré unas galletas con un rodillo y las puse alrededor del primer pastel, a modo de arena de playa. Ahora viene lo "chungo", que yo no lo había hecho nunca, montar el pastel pequeño encima del grande. Cogí 4 palitos de los pinchos e hice 4 agujeros en medio del pastel base, bien centrados. Los corté a ras y los metí dentro de unas pajitas azules y los introduje dentro. Ahora en un disco de plástico (si tenéis de cartón mejor),  hacéis un agujero en el centro.
Añadís un poco de crema de fresa en ambas partes del disco y lo pegáis al centro del pastel base. Y con otro palillo más largo pincháis en medio del disco y lo metéis hasta el fondo (suena mal, pero es así...). Si no me he explicado tan mal, deberéis tener un pastel con cuatro agujeros con sus cuatro pinchos dentro y un disco en medio con un pincho más largo en el centro (atravesando todo el pastel). Ahora, cogemos el pastel más pequeño y con cuidado lo "empalamos", o lo que es lo mismo, lo ponemos encima del otro bien centrado. El palillo del centro no debe sobresalir del bizcocho de arriba, cuidadín, que sólo es para que no se mueva. Ya tenemos la tarta montada, ¿o no? Jeje, madre mía, si habéis llegado hasta aquí es que de verdad os interesa hacer esta receta, porque me estoy explicando de pena...Lo que más me costó fue hacer la "cuerda" que puse alrededor del bizcocho, se me rompía el fondant todo el rato, fue un desespero...

Pero el resultado valió la pena de verdad, porque no sólo quedó vistoso, sino que estaba delicioso de verdad, en serio, el toque del aceite de girasol hace que el bizcocho quede súper jugoso. Abril estaba súper feliz con su pastel y su fiesta en la playa.
¡Felicidades, princesa guapa!
Me encantaría recibir vuestras preguntas, consejos, recetas, ¡lo que sea! desde cualquier rincón del planeta, ¡os espero!

jueves, 22 de mayo de 2014

GALLETAS DE COCO Y LIMÓN

¡Hello! Cómo estáis?
El otro día me topé con una receta en la página de Kukis Fiesta de la que soy muy fan, la receta era de  galletas de coco y lima y original de CAKE; total, que como en el juego del teléfono, la he adaptado y he hecho mi propia versión de galletas. El resultado genial, buenísimas, súper refrescantes y dulces.
Vamos con los ingredientes para unas 25-30 galletas:
1/2 taza de mantequilla reblandecida
1 taza de azúcar blanco
1/2 yogur de limón (ahora me doy cuenta de que yo lo puse entero!!)
1 huevo grande
2 tazas de harina
1/4 cucharada levadura
1/4 cucharada de sal
1/2 taza de coco rallado
Ralladura de un limón
1/4 taza zumo de limón
Precalentamos el horno a 180 grados.
Poner papel apto para el horno en la bandeja o en us defecto mantequilla.
Mezclar la mantequilla y el azúcar en un bol y batir hasta que quede bien ligado. Añadir el yogur y el huevo. A parte, tamizamos la harina, la levadura y la sal y luego lo agregamos a la mezcla anterior y mezclamos bien. Añadimos el coco, la ralladura de limón y el zumo. Ahora viene la hora de la verdad, mezclar bien y ver si la textura es la correcta; si queda demasiado liquido agregamos un poco más de harina o de coco y si nos queda duro añadimos más yogur o zumo de limón.
A mí me quedó un poco líquido, vamos que con una cuchara no podía dar ninguna forma y mucho menos de galleta, así que metí la masa dentro de un biberón y le puse una boquilla redonda. Hice circulitos encima del papel de horno y horneé durante unos 18 minutos, eso ya depende del horno de cada un@. Antes de meterlas espolvoreé coco rallado por encima de cada galleta.
Las dejamos secar durante 5 minutos antes de enfriarlas en la rejilla del horno.
¡Listo!

viernes, 2 de mayo de 2014

GALLETAS DE JENGIBRE CON NUECES

¡Buenos días! Hoy toca galletitas de jengibre con nueces, ¡están muy ricas! El jengibre siempre me ha llamado la atención, y no sólo por el muñequito Jengi de Shrek, sino por su condición exótica y es que a mí me gusta todo lo raro y/o diferente y me gusta probar cosas nuevas.
El jengibre es una planta de la familia de las zingiberáceas y su tallo es muy apreciado por su aroma y sabor picante. Se utiliza como especia en la comida china para disimular sabores más fuertes como el marisco y la carne de cordero. En Japón se usa en los platos de sushi. Pero en la cocina occidental el jengibre seco o en polvo se utiliza básicamente para elaborar alimentos dulces; caramelos, galletas y también cómo saborizante de la gaseosa de jengibre (ginger ale). Sus usos no se reducen a la cocina, ya que también se le atribuyen múltiples propiedades terapéuticas, como corrección de tumores, contra las náuseas, gastritis, etc...Es estimulante del sistema nervioso central y sistema nervioso autónomo y contiene antioxidantes. La decocción de la raíz se usa para tratar afecciones gastrointestinales y respiratorias. Y además dicen que es afrodisíaco. ¿A qué esperas a probarlo?
¡Vamos con la receta!
Ingredientes para unas 21 unidades:
80 gr mantequilla a temperatura ambiente
100 gr azúcar moreno
1 cucharadita de extracto de vainilla
1 huevo
180 gr harina integral (o normal)
1 cucharada de cacao en polvo
2 cucharaditas de jengibre en polvo (va a gustos)
1 pizca de sal
Unas cuantas nueces
Precalentamos el horno a 180 grados.
Cortamos en dados la mantequilla y la mezclamos con el azúcar, la sal y el extracto de vainilla hasta obtener una mezcla ligera. Incorporamos el huevo semi batido y mezclamos. Tamizamos la harina, el cacao y el jengibre y lo agregamos a la mezcla. Veréis que está bastante pegajoso, yo le añado un poco más de harina porque quiero hacer formas con un cortador, sino no hace falta, formáis bolitas y las aplastáis con una cuchara o con las manos. Yo seguí y amasé con el rodillo, enharinando la base porque sino se pega todo.
Luego corté con corta pastas. 
Y machaque 4 ó 5 nueces y puse los trocitos por encima de algunas galletas.
Preparamos la bandeja del horno con el papel y colocamos nuestras galletas dejando un poco de separación entre ellas. Yo las dejé unos 13 minutos. Luego las sacamos y las dejamos enfriar en la rejilla. 
Luego las puse en bolsitas porque los niños las querían llevar a casa de los abuelos y les hice un lacito. ¡Fácil y rápido y además delicioso!

jueves, 24 de abril de 2014

LECHE MERENGADA

¡Hola!! Habéis visto? Hoy he hecho leche merengada, ahora que ya no hace tanto frío, que las heladerías empiezan a abrir y los chiringuitos de la playa han dejado de hivernar, apetece tomarse algo fresquito. Bien, esta receta es de lo más fácil, cualquiera puede hacerla si tiene los ingredientes.
Necesitamos (para hacer un litro de leche merengada):
1 litro de leche semi o entera
100 gr de azúcar
La piel de un limón
1 ramita de canela
2 claras de huevo pasteurizadas( yo las compré en el súper, de las que van embotelladas)
1 cucharada grande de azúcar glass
En un cazo ponemos la leche, el azúcar, la piel del limón y la ramita de canela y llevamos al fuego. Removemos un poco y si se forma un telo de nata en la parte superior lo quitamos.
Cuando rompa a hervir apartamos del fuego y dejamos enfriar.
Ahora en un bol batimos las claras con el azúcar glass hasta punto de nieve ( se ponen blancas y espesan) y las echamos sobre la mezcla anterior. Mezclamos y listo!
Esta bebida se toma muy fría y se puede espolvorear un poquito de canela en polvo por encima.
¡¡¡Riquísima!!!
Así quedaron nuestros vasos en un pis pas ( a los niños les encantó soplar por la pajita y hacer burbujas ).

martes, 8 de abril de 2014

CUPCAKES DE SALMÓN AHUMADO Y COBERTURA DE QUESO

¡Buenos días! 
Hoy voy a explicar cómo hacer unos ricos cupcakes salados, ideales para una ocasión especial. Yo los hice el día de Reyes y la verdad es que estaban buenísimos; el queso crema y el salmón ahumado combinan muy bien y la esponjosidad del bizcocho le aporta la consistencia adecuada para ligar ambos ingredientes.
Vamos al lío.
Ingredientes para el bizcocho:
- 2 huevos
- 100 gr harina de todo uso 
- 1cuch. y 1/2 levadura Royal
- 75 gr aceite suave
- 80 gr leche
- 65 gr queso parmesano
- 1 blister o paquete de unos 120 gr de salmón ahumado
- 1 cucharadita de sal
Para la cobertura:
- 2 cucharadas generosas de nata para montar
- 200 gr queso Philadelphia no light
- un poco de eneldo o trocitos de salmón para decorar
Preparamos las cápsulas (en este caso yo usé unas medianas, porque las grandes me parecían demasiado y las pequeñas me hubieran supuesto el doble de trabajo), y precalentamos el horno a 180 grados.
Tamizamos la harina con la levadura y la sal y reservamos en un bol.
A parte, agregamos los huevos y los batimos y a continuación añadimos la harina tamizada y la leche poco a poco. Batimos y vertemos el aceite y cuando nos quede una masa ligada añadimos el queso parmesano y mezclamos. Por último incorporamos el salmón cortado a trocitos y removemos hasta que quede bien integrado. Rellenamos las cápsulas hasta la mitad, máximo 3/4 y horneamos 15-18 minutos. Dejamos enfriar.
Para la cobertura mezclamos la nata y el queso de untar y batimos hasta que coja consistencia.
Decoramos con la manga desde dentro hacia afuera y por último espolvoreamos unas hebras de eneldo por encima, otra opción es poner una nuez, un trocito de salmón, eso ya va a gustos.
Es muy fácil de hacer y quedaréis de cine!
Aquí al lado de los nachos y el guacamole casero, es que soy una enferma de la comida mexicana, ains!
Esto es todo por hoy, hasta la próxima!

jueves, 13 de marzo de 2014

CUPCAKES DE ZANAHORIA Y COBERTURA DE QUESO

Buenos días! 
Hoy toca carrot cupcakes, ains, el pastel de zanahoria, es mi favorito del mundo mundial (de momento, no hay nada definitivo). Tiene ese sabor dulce especiado tan rico que no sé como explicar. Porque no sabe a zanahoria, por lo menos no tiene gusto a la zanahoria hervida del cocido. La receta es para un pastel, pero yo hice cupcakes con la misma cantidad de ingredientes. Me salieron 18 unidades.
Vamos con los ingredientes:
- 2 huevos a temp. ambiente.
-145 ml aceite de oliva.
- 1/4 cuch. sal.
-140 gr azúcar.
- 1 cuch. levadura Royal.
- Esencia de vainilla al gusto (unas gotas).
- 125 gr harina de repostería.
- 1cuch. canela molida.
- 150 gr. zanahoria rallada.
Si queréis podéis añadir nueces picadas; yo no tenía, así que no las puse.
Horno 180 grados.
Preparamos el molde engrasado/cápsulas.
Rallamos las zanahorias/nueces y reservamos.
Mezclamos la harina con la levadura, la sal y la canela y lo dejamos aparte. Batimos los huevos con el aceite, el azúcar y la vainilla hasta que quede espumoso. Le añadimos la mezcla de ingredientes secos (harina, sal, etc...) bien tamizados y mezclamos bien. Echamos la zanahoria rallada/nueces y removemos hasta que quede todo bien integrado. Rellenamos el molde/cápsulas con el preparado (si váis a hacer cupcakes no rellenéis más de 3/4 partes) y horneamos unos 30 min.
La foto de abajo es la de antes de hornear, jeje, están invertidas.
Dejamos enfriar en la rejilla.
Ahora podemos preparar el relleno (bueno, mejor durante el horneado o cuando os vaya mejor) o cobertura con 55 gr de mantequilla, 115 gr queso crema, 240 gr azúcar glass y esencia de vainilla.  Todo a temperatura ambiente porque si no aquello será una masa grumosa que no habrá quién se la trague. Batimos la mantequilla con el azúcar y el queso y por último añadimos la vainilla. Tiene que quedar cremoso y consistente, que no os pase como a mi que me equivoqué y puse queso batido light 0% materia grasa y aquello era como un yogur liquido y no había forma que cogiera cuerpo. Así que tuve que gastar casi dos botes de azúcar glass, con eso lo digo todo. Tenéis que poner queso tipo Philadelphia que no sea light. Rellenamos los cupcakes y/o cubrimos con la ayuda de una manga pastelera (en mi caso hubiera sido un desperdicio) o un biberón con boquilla redonda.
Después de la odisea de la cobertura me dediqué a hacer zanahorias con fondant con la ayuda de mi peque. 
Y este fue el resultado:
¡¡Qué están muy ricaaaaaass!!!!
¡¡Animarooooos!!

DISFRAZ MÁQUINA DE BOLAS DE CHICLE

¡Buenos días! Hoy os traigo un disfraz súper chulo que puede servir tanto para adultos como para bebés; es súper fácil de hacer y el resulta...