jueves, 13 de marzo de 2014

CUPCAKES DE ZANAHORIA Y COBERTURA DE QUESO

Buenos días! 
Hoy toca carrot cupcakes, ains, el pastel de zanahoria, es mi favorito del mundo mundial (de momento, no hay nada definitivo). Tiene ese sabor dulce especiado tan rico que no sé como explicar. Porque no sabe a zanahoria, por lo menos no tiene gusto a la zanahoria hervida del cocido. La receta es para un pastel, pero yo hice cupcakes con la misma cantidad de ingredientes. Me salieron 18 unidades.
Vamos con los ingredientes:
- 2 huevos a temp. ambiente.
-145 ml aceite de oliva.
- 1/4 cuch. sal.
-140 gr azúcar.
- 1 cuch. levadura Royal.
- Esencia de vainilla al gusto (unas gotas).
- 125 gr harina de repostería.
- 1cuch. canela molida.
- 150 gr. zanahoria rallada.
Si queréis podéis añadir nueces picadas; yo no tenía, así que no las puse.
Horno 180 grados.
Preparamos el molde engrasado/cápsulas.
Rallamos las zanahorias/nueces y reservamos.
Mezclamos la harina con la levadura, la sal y la canela y lo dejamos aparte. Batimos los huevos con el aceite, el azúcar y la vainilla hasta que quede espumoso. Le añadimos la mezcla de ingredientes secos (harina, sal, etc...) bien tamizados y mezclamos bien. Echamos la zanahoria rallada/nueces y removemos hasta que quede todo bien integrado. Rellenamos el molde/cápsulas con el preparado (si váis a hacer cupcakes no rellenéis más de 3/4 partes) y horneamos unos 30 min.
La foto de abajo es la de antes de hornear, jeje, están invertidas.
Dejamos enfriar en la rejilla.
Ahora podemos preparar el relleno (bueno, mejor durante el horneado o cuando os vaya mejor) o cobertura con 55 gr de mantequilla, 115 gr queso crema, 240 gr azúcar glass y esencia de vainilla.  Todo a temperatura ambiente porque si no aquello será una masa grumosa que no habrá quién se la trague. Batimos la mantequilla con el azúcar y el queso y por último añadimos la vainilla. Tiene que quedar cremoso y consistente, que no os pase como a mi que me equivoqué y puse queso batido light 0% materia grasa y aquello era como un yogur liquido y no había forma que cogiera cuerpo. Así que tuve que gastar casi dos botes de azúcar glass, con eso lo digo todo. Tenéis que poner queso tipo Philadelphia que no sea light. Rellenamos los cupcakes y/o cubrimos con la ayuda de una manga pastelera (en mi caso hubiera sido un desperdicio) o un biberón con boquilla redonda.
Después de la odisea de la cobertura me dediqué a hacer zanahorias con fondant con la ayuda de mi peque. 
Y este fue el resultado:
¡¡Qué están muy ricaaaaaass!!!!
¡¡Animarooooos!!

DISFRAZ MÁQUINA DE BOLAS DE CHICLE

¡Buenos días! Hoy os traigo un disfraz súper chulo que puede servir tanto para adultos como para bebés; es súper fácil de hacer y el resulta...