martes, 15 de diciembre de 2015

GALLETA GIGANTE SABOR A NUBE Y CORAZONES DE FONDANT

¡Hola a tod@s! ¡Ya estoy otra vez aquí! Después del calendario de adviento (que por cierto, mis peques se toman muy en serio lo de las notitas escondidas), ahora os traigo una galleta muy chula, muy grande ¡y muy buena!
¿Para qué sirve esta galleta, a parte de para comérsela? Pues puede servir para una tarde entre amig@s, para una celebración donde no hace falta que lleves un pastel, para sorprender, para dar un mensaje, para enamorar a alguien, para hacer un detalle...son miles las utilidades que les puedes dar a estas galletas, porque no son solo galletas, son mensajes de amor que compartes con tus seres queridos.
Dicho esto, la receta para la masa es ésta (galleta gigante Minion Star Wars) y en lugar de poner la esencia de princesa, le añadí saborizante de nube (¡qué bueno!).
Como tenía que dejar la masa en la nevera mínimo 3 horas, mientras hice un 5 en un folio, bien grande y lo recorté, a modo de plantilla.

INGREDIENTES PARA DECORAR

  • Fondant blanco 
  • Clorante en gel o en polvo del color deseado
  • Purpurina comestible
  • Nutella (para enganchar las galletas a la bandeja)
  • Bandeja plana
  • Papel brillante
  • Papel de celofán para envolver
  • Cortadores para las letras

Con la masa fría, amasamos y estiramos bien, dejando un grosor de 1 cm (más o menos), luego subirá un poco más en el horno, así que no nos pasemos. Ponemos nuestra plantilla encima y marcamos con un cuchillo. Cortamos el 5 con cuidado y lo dejamos en la bandeja del horno previamente forrada con papel apto. Horneamos durante unos 12-14 minutos, vigilando de que no se queme a 180º.

Mientras, cortamos los corazones, yo hice de 3 tamaños diferentes porque tengo cortadores varios.
Dejamos templar el 5 en la bandeja del horno, esto es súper importante si no queremos que se nos rompa. Yo saco la bandeja del horno y lo dejo fuera encima de la madera cortadora, así, hasta que esté casi frío. Mientras vamos cortando corazoncitos y las letras de la persona homenajeada.
Ya podemos sacar el fondant o pasta de azúcar y teñirlo con nuestros colorantes. Añadimos azúcar glass para que no se nos pegue y el procedimiento es el mismo que para las galletas, ir cortando la misma cantidad de corazones como galletas tengamos. Para el 5 es cuestión de estirar el fondant y poner nuestra plantilla encima y cortar con el cuchillo, aunque si tuvierais la suerte de tener un cortador enorme del número que queráis mejor que mejor.
Horneamos la segunda bandeja y cuando ya lo tengamos todo frío ya podemos pegarles el fondant, yo puse un poco de agua por la parte de detrás para que se pegara bien.
Para pegar las galletas a la bandeja forrada con papel brillante, utilicé un poco de Nutella pegada al reverso de las galletas, además le da un extra de saborrrrr.
Por último espolvoreamos purpurina encima de las galletas con la ayuda de un pincelito apto para repostería¡ y listo!

Y éste es el resultado final:
Aquí con postal cumpleañera incluída.
Otro día os explicaré cómo hacer postales originales para felicitar, regalar, enamorar, sorprender...
¡Hasta la próxima!


martes, 1 de diciembre de 2015

CALENDARIO DE ADVIENTO CON CÁPSULAS DE MAGDALENA


Ya estamos en diciembre otra vez, lo cual quiere decir que en breve estaremos en verano otra vez...¿no?
En cualquier caso hoy traigo un calendario de adviento hecho con cápsulas de cupcake o magdalena, como le queráis llamar. Las navidades pasadas hice uno con el cartón del papel de váter, pero no sé si está visible después de pasarse un año en el trastero...
He recuperado una foto del año pasado, aquí está un trocito de mi calendario de cartón y purpurina.

Para hacer éste necesitamos lo siguiente:
  • 24 cápsulas de magdalena navideñas de cartón fuerte (las cápsulas normales no sirven).
  • cuerda o hilo grueso de colores (a toro pasado me he dado cuenta de que es mejor comprar cinta que con el hilo queda un poco enclenque).
  • pinzas de madera de colgar la ropa.
  • Spray o pintura plateada/metalizada para pintar las pinzas.
  • Cuerda blanca o a vuestro gusto para colgar las cápsulas.
  • Mural de corcho o si tenéis donde colgar la cuerda no hace falta.
  • Stickers, pegatinas, fieltro para decorar el mural (opcional).
  • Gomets o pegatinas redondas blancas donde escribiremos los números.
  • Chinchetas para agarrar el fieltro al mural.
  • Dulces y chocolatinas.
Primero de todo puse la cuerda en  las cápsulas y la pegué con celo. Después numeré los gomets con un rotulador plateado y los pegué a las cápsulas.
Pinté las pinzas con spray dejé que secaran bien.
Como no tenía donde colgar la cuerda (donde agarrarla), se me ocurrió reciclar un tablero de corcho que tenía guardado en el trastero y como el corcho no es muy bonico que digamos, lo tapé con fieltro de diferentes colores y lo decoré con pegatinas. Hice 3 hileras o filas para mis cápsulas y las colgué;  con las pinzas. Aquí ya me di cuenta de que el hilo es poco para la pinza, que la cápsula baila mucho, jolinnnnnnnnnnnnnnn, pues así se queda, que no me sobra el tiempo.
Primera idea...que no la definitiva, of course...




De estas cosas siempre se aprende, es lo bueno, y además, también sirve para compartirlo con los demás, o sea, que no pasa nada.
Hice variaciones con la decoración del corcho hasta que me quedé satisfecha (esta frase al final la voy a patentar, hashtagear o lo que sea, pero es mía).
Los niños me decían que parecía la bandera de Italia...

Bueno, teniendo en cuenta que las cápsulas ya bailaban vacías, imaginaros cuando puse los dulces dentro...jajaja, aquello fue un descontrol total, cada cápsula mirando para un lado diferente...acordaros, mejor cinta y bien pegada a la cápsula. Tampoco se os ocurra poner un cono de chuches dentro de cada una, si no una tontería. Yo, además, imprimo unas notas, pruebas o como le queráis llamar y las escondo dentro de algunas cápsulas, a los niños les encanta. ¿De qué tipo? Pues del tipo: "Ayuda a poner la mesa", "Recita un poema en francés", "Canta un villancico en catalán", "Ayuda a alguien que lo necesite" y cosas así.
Pues este es el resultado; muy cuqui. Es súper fácil de hacer, ¡animaros que aún estáis a tiempo!

miércoles, 18 de noviembre de 2015

LETRAS DECORADAS CON CHALK PAINT Y DECOUPAGE

Hoy va de letras, letras de madera muy fina, de fullola, que le decimos aquí en Catalunya.
Os explico en un pis pas como lo hice:
"Ingredientes":

  • letras de madera (en los chinos o en tiendas de manualidades).
  • Pintura chalk del color que nos guste (yo uso la Pajarita, me va genial).
  • Pintura acrílica.
  • Pinceles.
  • Cola para decoupage (en tiendas especializadas de manualidades).
  • Servilletas o papel especial para decoupage con los motivos que nos gusten.
  • Lija.
El proceso es sencillo, primero vamos con las letras que pintaremos con chalk. Las pinté con el gris y cuando se secó pinté con el blanco. Cuando estaba todo bien seco lijé un poco hasta que me quedé satisfecha (jeje, me encanta decir "hasta que me quedé satisfecha"). ¡Listo! Así de fácil.
Para el decoupage se necesita algo más de técnica. Primero recortamos el papel y preparamos la cola decoupage para proceder a embadurnar todas las letras (¡de una en una, por favor!).

Yo usé unas servilletas muy lindas que compré en la feria Creativa, las recorté con la forma de cada letra y las pegué cuidadosamente, vigilando que no quedaran arrugas ni ampollas. Una vez pegadas, di otra capa de cola por encima y esperé a que se secara. Y por último di otra capa de cola (esta vez de la normal) para sellar bien.


detalle de decoupage
¡Ya está! Así de fácil y simple. Espero que os haya gustado tanto como a mi hacerlo. ¡Hasta la próxima!

miércoles, 11 de noviembre de 2015

CASITA RATONCITO PÉREZ



¡Buenos días!

Estoy muy ilusionada estos días, con varios proyectos en mente; he aparcado un poco el tema reposteril, ¡¡pero es que las manualidades me aportan taaaaaaaaaaanto!! ¡Y ensucian mucho menos!
Este finde estuve en la feria de manualidades   Creativa y vi cosas muy lindas que me sirvieron para inspirarme en mis próximas creaciones. La verdad es que la feria estuvo muy animada con stands creativos a tope. Este año, como "estrella invitada" tuvimos al Chalk Paint en spray, una maravilla   que en la feria costaba 7 euros. Qué colores tan chulos, por Diosss.
Bueno, que me salgo de madre, vamos al post de hoy.
Estos días he estado trabajando en esta fachada/puerta de la casita del Ratoncito Pérez. Aunque a mi hija ya se le han caído unos cuantos dientes, a mi (y a ella) nos hace mucha ilusión tener esta cosa tan cuca  decorando su dormitorio, es como si estuvieras metida en unos dibujos animados, en un cuento, es infancia y fantasía, todo junto. La cuestión es que vi una cosa parecida en Pinterest y me enamoré al instante. Pero yo quise hacerlo a mi estilo, personalizándolo a mi manera, así que vamos con los materiales para hacer este trabajo tan lindo.
Para ello necesitamos:
  • Tabla de madera (yo usé MDF) y un listón.
  • Caladora o segueta.
  • Sierras para la segueta, obviamente.
  • Lijadora o lijas. 
  • Pintura (yo usé Chalk paint).
  • Bisagra pequeña y tornillos.
  • Lo que se os ocurra para decorar vuestra puerta.
Primero cogemos la medida de la puerta, la mía hace unos 20 cm de alto por 14 de ancho. Dibujamos encima de la madera la fachada, puede ser en arco o cuadrada, como queráis y luego la cortáis con la caladora o la segueta (con esta última tardaréis más pero también se puede). Ahora dibujáis la puerta propiamente dicha dentro de la fachada, la podéis hacer de la medida que queráis, pero por si acaso os digo la medida de la mía, que hace 14,5 cm de alto x 11 de ancho más o menos. Recortáis y luego lo lijáis para que no queden rebabas ni astillas sueltas. Ahora ya tenéis el marco/fachada y el hueco para la puerta. Para esta última usé un listón que corté con las medidas de la puerta. Lijamos y ya podemos pintar con nuestros colores favoritos.

 Luego ponemos la bisagra en la puerta y atornillamos. Yo me compliqué un poquito más la existencia y para que el marco de la puerta encajara con el zócalo, hice un corte transversal según las medidas de mi zócalo, así una vez colocado se apoyara en él, pero esto es opcional.
Para el texto de la puerta, hice transferencia de imágenes (texto), aquí tenéis las instrucciones para hacerlo y seguro no fallaréis. Luego es cuestión de decorar como queráis, podéis lijar y poner betún de judea para darle un toque vintage, añadir brillantes, una guirnalda, lo que queráis. Para el pomo de la puerta yo usé una tuerca de esas que sirven para colgar cuadros (todavía no estoy muy familiarizada con el vocabulario de bricolaje, tiempo al tiempo...), pero podéis poner un pompón, un cascabel, lo que se os ocurra.

Bueno, pues este ha sido el resultado. ¡Me olvidaba! Detrás del marco de la puerta puse un trozo de fieltro negro para que se viera todo oscuro cuando abrieras la puerta...imaginación al poder...
Ahora, la próxima vez que a mi niña se le caiga un diente, ya sabemos dónde esconderemos el diente y por donde aparecerán los regalitos....ssssssshhhhhhhh.


martes, 20 de octubre de 2015

TRUCOS INFALIBLES PARA TRANSFERIR TUS FOTOS FAVORITAS A MADERA

Hoy os traigo un súpercuqui post, es la manualidad creo, que más satisfacción me ha aportado, pues hablamos de unas fotos muy personales con una carga sentimental muy grande. Me encantan estas fotos y quería hacer algo con ellas, pero no lo tenía claro, hasta que se me ocurrió intentar transferirlas a unas láminas de madera. El proceso no iba a ser fácil, porque yo soy novata en todo y experta en nada, así que le puse muchas ganas, pero sobre todo ilusión y no sé si fue por una cosa, por la otra, o por la suma de las dos que a la tercera fue la vencida.
Para transferir nuestras fotos favoritas a madera (puede ser cualquier soporte de madera, pero yo usé unas finas láminas), necesitamos:

  • láminas de madera, de venta en Abacus, puedes comprar aquí
  • Fotos impresas en tinta láser (tóner)
  • Gel medium para transferir (de venta en tiendas de manualidades)
  • Herramienta para serrar y sierras (enlace)
  • Pincel para aplicar el gel
  • Tarjeta tipo de crédito (aunque no os lo creáis, es la pieza clave del asunto)
  • Esponjita o dedo entrenado (ya veréis por qué)
  • Barniz
Bueno, yo os voy a explicar lo que me pasó, para que veáis que el paso a paso es importante, porque metí la pata hasta el fondo la primera vez y la segunda a medias, os explico:
Como iba a transferir 4 fotos, dividí mi lámina en 4 partes iguales y recorté con mi sierra. Hasta ahí todo bien.
Una vez tenía mis 4 "cuadrados" sólo me faltaba embadurnarlos con el gel, aplicar la foto y dejar "reposar" una noche. Pues bueno, cogí mis fotos bien recortadas, toda emocionada yo, primero una, embadurné la lámina con el gel y a continuación puse mi foto encima (de modo que yo no veía la ilustración, si no que quedaba pegada a la madera) y alisé como pude la burbujeante superficie, primero con una regla, luego con los dedos.Repetí el proceso 4 veces para las 4 fotos...
Esperé emocionada, a que pasaran las horas para poder despegar el papel y ver aparecer las caritas angelicales, qué ilusa. Primero tenemos que pulverizar agua por todo el papel y frotar con mucho cuidado con la esponjita; se formarán bolas y bolitas de papel, enseguida nos cansaremos de la esponja y pasaremos al dedo...estaremos un buen rato, un rato incalculable, pero yo pensaba que valdría la pena por ver el resultado, pero no:
No sé si hay gente que publica sólo las cosas que le salen perfectas, como si nunca se equivocaran, pues yo me equivoco cada 2x3, por eso aprendo, sí, y pensando enseguida descubrí donde estaba el fallo y eso me sirvió para mejorar, que de eso se trata al fin y al cabo...
Ya habéis visto qué desastre, no? Pues esto me pasó porque la hoja no estaba bien pegada a la madera, ha de estar completamente pegada, que no quede ni un milímetro sin enganchar. Vale, ¿y cómo conseguimos eso si al pegar la foto empiezan a salir burbujas, como si fueran Gremlins? Pues qué hice, primero, darle la vuelta a las láminas para aprovecharlas (no estamos para tirar nada) y luego embadurné generosamente con gel la madera y la foto, o sea, las dos cosas, para que no hubiera excusas. Qué pasa, que si sólo embadurnamos la madera, cuando aplicamos la foto ya no hay quien la mueva en el caso de que quede torcida o salgan burbujas, en cambio, si está todo pringado con cola, aquello resbala y podemos corregir. Ahora tendremos a mano una tarjeta, la del súper, la de la perfumería, de dónde sea, mientras sea de plástico. Aplicamos la foto embadurnada y rápidamente alisamos toda la superficie con la tarjeta, veréis que esto es otra cosa (si seguís mis consejos iréis directamente a lo seguro y os ahorraréis el desastre). Cuando lo tengamos todo lisito ya está listo y no hará falta esperar 8 horas como he leído por ahí, si no que cuando esté bien seco ya se podrá proceder a humedecer y a darle al dedo (que mal ha sonado, por Dios...). Y cuando lo tengamos todo limpio ya podremos darle una mano o dos de barniz para proteger la foto.
Si habéis leído hasta aquí os preguntaréis que dónde está la segunda metida de pata, pues bien, resulta que al aprovechar la "cara B" de la madera no me percaté mucho de que tenía marcas de "anillos de tronco" propias de la madera,  y las fotos lucían con círculos en sitios inoportunos...¡¡¡aaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhh!!! Pues como no está la cosa para tirar cohetes, tuve que pintar la maderita y volver a repetir todo el proceso, sólo que esta vez ya lo tenía por la mano y el resultado, de verdad, que vale la pena, esto podéis hacerlo con cualquier foto que os guste, sobre una caja de madera, joyero, mueble, lo que queráis, y como regalo no tiene precio.

Espero que os haya gustado, ¡pronto más!

miércoles, 30 de septiembre de 2015

LETRAS DE MADERA DECORADAS



¡Buenos lluviosos días!

Hoy toca manualidades, de esas que me gustan a mi, de las de pensar a ver qué hacemos con este trozo de madera, pues mira, podría pintarlo y lijarlo y luego pegarlo aquí y un poco de esto allá, vamos que al final a una se le va un poco.
Para hacer este "cuadro" con letras de madera necesitamos:

  • Madera, obviamente, lisa (yo usé las tapas de unas cajas de vino)
  • Pintura (de la que sea, esmalte, acrílica, ¡de dedos no!)
  • Letras de madera (de venta en los chinos)
  • Betún de judea para envejecer
  • Cola para madera
El resto es fácil, si lo más difícil es tener la idea conreta; yo me volví loca dando vueltas a las letras, mirar:
¿Qué hago?

Bueno, primero lijamos un poco la madera, dejándola lisa y sin astillas, luego la pintamos de blanco o del color que queráis, no hacer falta que esté perfecto. Dejamos secar y después hice una especie de Chalk paint casero añadiendo tiza molida y un poco de agua caliente a la pintura de color. Mezclé bien y pinté la madera sin matarme mucho, de manera que se viera un poco el blanco de debajo.
Después dejé secar y lijé otra vez por los cantos y le di un poco con el betún de judea (con mucho cuidado porque tinta mucho) . Luego pegué el listón de separación que ya te viene en la caja de vino a modo de subrayador de la palabra elegida. Todo pintado y lijado, eso sí. Por último pegamos las letras encima del listón et voilà!
Amor verdadero
Las fotos son malísimas porque faltaba luz, una lástima, porque no se aprecia que la pared es de color azul violáceo en tono pastel,


lunes, 21 de septiembre de 2015

PASTEL/TARTA INSTAGRAM (INSTACAKE)

¡Buenos días!

Hoy os traigo un pastelito muy rico, es un bizcocho relleno de buttercream de dulce de leche. La receta del bizcocho como siempre la de los 4 cuartos.
Ingredientes para un pastel de 14 raciones:

  • 6 huevos M
  • 300 gr harina de repostería
  • 250 azúcar
  • 300 mantequilla a temperatura ambiente
  • esencia de vainilla al gusto
  • una pizca de sal
  • un sobre de levadura Royal
Batimos la mantequilla con el azúcar y agregamos los huevos uno a uno, aparte tamizamos la harina con la sal y la levadura y después la añadimos a la mezcla anterior después de agregar la esencia. Batimos hasta que quede todo bien integrado. Como iba a hacer el logo de instagram, había comprado un molde cuadrado, así que lo engrasé y forré con papel de horno y rellené con la preparación. Con el horno previamente calentado, horneamos durante 45 minutos más o menos, dependiendo del tipo de horno a 180º. Vamos vigilando que no se nos queme ni quede crudo, pero con cuidado de no abrir el horno hasta que no hayan transcurrido por lo menos 40 minutos. Hacemos la prueba del palillo y si sale seco es que ya está.
Para hacer la buttercream usé 200 gr de mantequilla y 200 gr de azúcar glass y añadí una enorme cucharada de dulce de leche. Lo batí todo y reservé en la nevera.
Hice también un almíbar con 150 ml de agua, 100 ml de azúcar y unas gotas de esencia de vainilla, dejando que se cocine 15 minutos a fuego lento. Dejar enfriar.
Cuando tengamos el bizcocho frío ya se puede desmoldar para hacer el corte transversal para almibarar, siempre ha de estar todo frío o a temperatura ambiente, si no el bizcocho se nos romperá.
Después de poner el almíbar rellenamos con la buttercream de dulce de leche y con lo que nos sobra no os hagáis ilusiones porque no es para comer a cucharadas como si fuera Nutella, no, es para darle una fina capa al bizcocho por fuera para que el fondant se enganche bien.
Y ahora ya podemos trabajar el fondant como siempre.
Amasamos el blanco y cubrimos todo el bizcocho con cuidado de que no se nos rompa.
Luego hice el color marrón usando colorante rojo, azul y amarillo y lo mío me costó conseguirlo, no comment...estuve amasando 30 minutos añadiendo colores sin parar hasta conseguir el marrón deseado.

Bueno, pues vamos haciendo, amasando, tiñendo, cortando, así hasta completar nuestra cámara vintage. Lo de felicitats lo puse con un rotulador de tinta comestible, of course...
Sí, pone 12 likes...
Creo que este pastel es ideal para niñ@s a partir de 12 años, la verdad que fue una buena idea, porque a los niñ@s les encantó ¡y a mi me encantó que les encantara! Ahora si volviera a hacerlo tendría en cuenta algunas cosas como:
- El fondant marrón lo compraría ya hecho (perdí mucho tiempo tiñendo el blanco).
- No añadiría tanta esencia de vainilla porque mata el sabor del bizcocho y queda muy fuerte (la buttercream ya le da suficiente sabor).
- Imprimiría en letras más grandes los 12 likes (ains, ¡las prisas!).
- Si compráis los colorantes en gel de Dr. Oetker prepararos para añadir el bote entero para conseguir una intuición del color deseado...
- Y por último, os recomiendo comprar siempre fondant de calidad, el de Mercadona no vale nada...
Fotito del corte
Esto es todo por hoy, ¡hasta la próxima!

martes, 8 de septiembre de 2015

INVITACIONES TENNIS

¡Hola!
Bienvenidos a este blog híbrido entre las manualidades y los pasteles; hoy va de invitaciones.
¿Váis a celebrar un cumple en un club de tennis? ¿A tu hijo le gusta este deporte? Pues vamos a elaborar unas sencillísimas tarjetas de invitación a la fiesta. Para ello se necesita:

  • Cartulina de color amarillo/verde/azul ( va a gustos)
  • Fieltro color verde
  • Impresora para imprimir la foto de la pelota
  • Tijeras
  • Cola o pegamento
  • Rotuladores
Primero nos bajamos la foto de la pelota; cualquiera nos sirve si tiene buena resolución y luego la imprimimos tantas veces como invitaciones queramos hacer. Si queréis antes de imprimir, retocáis la foto añadiendo texto en la pelota (como no tengo Photoshop lo hice con el Paint). Una vez imprimidas las pelotitas las recortamos y ya tenemos nuestro modelo para hacer los círculos en las cartulinas. Yo lo hice doble para que la tarjeta se pudiera abrir, si lo hacéis simple no podréis poner el fieltro porque os faltará una cara donde escribir el texto. Como queráis.
Una vez recortadas las cartulinas dobles (o sea, dos círculos pegados uno al lado del otro), pegamos la pelota en la cara exterior, la "portada" y ya tenemos la mitad de la invitación hecha. Ahora con la misma medida de la pelota hacemos círculos encima del fieltro y los recortamos. Lo pegamos en una de las dos caras interiores y en la otra escribimos el texto con rotulador (yo hice que lo escribiera mi hijo, tiene que colaborar). Si queréis y tenéis tiempo podéis hacer las líneas encima del fieltro para simular una cancha de tenis de verdad, yo como tenía prisa no lo pude hacer, pero hubiera quedado más chula.
¡Y ya está! Súper fácil, ¿no?

lunes, 3 de agosto de 2015

PASTEL MINION HAWAIANO


¡Buenos días! Hoy os traigo un pastelito muy rico y muy bonito, ahora que están de moda los Minions, hice este pastel para mi hija, porque me pidió un Minion Hawaiano y sus deseos son órdenes para mí, jeje.
Hace justo un año ya hice unas magdalenas de minions para un niño que cumplía 8 años; podéis verlas aquí. Y en marzo hice una galleta gigante de un minion Star Wars, la podéis ver aquí.
Esta vez hice un bizcocho de chocolate normal relleno de mermelada de fresa, esta es la receta, aunque yo modifiqué el relleno.
Y luego amasé fondant y lo teñí de amarillo, e hice las decoraciones igual que para las galletas.
Por último puse un poco de purpurina comestible en los lentes del bichito. Sólo tuve un problema; como hace un calor insoportable, el fondant se me deshacía y pegaba constantemente y tenía que estar añadiendo azúcar glass a cada momento (o maizena). Al día siguiente y a pesar de que guardé el pastel en una caja en condiciones, tanto el fondant como las decoraciones parecían haber pasado una noche loca, así que os aconsejo que no demoréis mucho la ingesta del pasel, o que lo hagáis para el mismo día en el caso de calores inhumanos como los que estamos soportando estos días.
Como podéis apreciar en la foto de abajo veréis que hice un mini minion individual para mi pequeña con el sobrante de bizcocho que me quedó al recortar y nivelar el copete del bizcocho grande.
¡Me encanta!
Minion con su faldita hula hula y sus cocos locos
Relleno con la mermelada de fresa





jueves, 23 de julio de 2015

JOYERO HECHO CON CAJA DE VINO (con decoupage incluido)


¡Buenos días!

Hoy traigo otro post que no se come, he reciclado una caja de vino de esas que regalan las empresas para Navidad y la he pintado y decorado para usarla como joyero ( en realidad lo que hay es bisutería, nada de joyas caras ). Para ello necesitamos:

  • Obviamente, una caja de vino
  • Lija
  • Pintura normal, acríclica del color deseado
  • Pinceles varios
  • Papel para decoupage
  • Washi tape (opcional)
  • Cola o barniz cola
  • Barniz (si no tenéis barniz cola)
  • Ganchos para colgar las joyitas

  • Cajitas o cestitos para guardar cositas
Primero lijamos la caja por si tiene astillas. Después la pintamos del color que queramos, podemos usar Chalk paint o pintura a la tiza, como queráis, o en mi caso, pintura que tenía por casa. Yo pinté una parte en blanco y otra en lila, porque una pared de mi dormitorio es de ese color y el joyero iba a ir colgado en mi habitación. Cuando hayamos pintado nos quedará algo así:

Podéis dividir la caja en dos o más partes, con las maderitas que trae divisorias.

Ahora viene lo divertido, decorar. Cortamos los dibujos que queramos con el papel decoupage y vamos haciendo nuestra composición. Pegamos con cola o en mi caso, con el barniz cola y luego añadimos washi tape a nuestro gusto.
Cuando terminé no me acabó de gustar, quería que se viera todo como más vintage, y los dibujos más integrados en el fondo, no tan superficiales, así que añadí un poco de agua y un poco de pintura en un bote y le di con cuidado por toda la superficie para que quedara todo más homogéneo. Si os gustan las cosas con un toque viejo, podéis lijar los cantos hasta que salga un poco la pintura de debajo.

Luego colgué los ganchos, compré unas cestitas y después colgamos el joyero en la pared.
Et voilà!

¡Espero que os haya gustado!




lunes, 29 de junio de 2015

BIZCOCHO-SANDÍA PERFECTO PARA EL VERANO

¡Ozú! ¡Qué caló! Madre mía, es una cosa, de verdad, un no parar de sudar...
Por eso el otro día para el cumple de mi marido se me ocurrió hacer este bizochito tan cuqui con forma de sandía. La receta es muy sencilla, es un bizcocho normal, por ejemplo como éste, pero con menos huevos (y menos cantidad de ingredientes, claro). La gracia está en que cuando estemos preparando el bizcocho añadamos colorante de color rojo y unas chispas de chocolate enharinadas para que no se nos queden en el fondo.


Para la buttercream, pues lo mismo, aquí tenéis una receta, pero con la salvedad de añadirle el colorante verde, o como fue en mi caso, azul y amarillo. Jeje, ya veréis, ya, lo que me pasó...
Pues yo estaba tan feliz batiendo mi buttercream y experimentando con los colores, que tuve ciertos problemas de daltonismo y cuando había cubierto mi bizcochito y se lo enseñé toda orgullosa a mis hij@s, me dijeron que eso no parecía una sandía, que era azul, no verde...imaginaros mi cara de decepción...
¿Alguien ha visto una sandía azul turquesa?

Pues es verdad, esto verde, lo que se dice verde, no es...
Así, que como por suerte me había sobrado mucha buttercream, le añadí más azul y amarillo hasta conseguir el verde deseado.
Por último, inserté unas chispas más de chocolate y ¡listo!
Pues esta es mi primera sandía, por cierto, luego la lengua se os queda toda verde, es muy divertido, sobre todo si tenéis luego una primera cita, jaja...


DISFRAZ MÁQUINA DE BOLAS DE CHICLE

¡Buenos días! Hoy os traigo un disfraz súper chulo que puede servir tanto para adultos como para bebés; es súper fácil de hacer y el resulta...