lunes, 29 de junio de 2015

BIZCOCHO-SANDÍA PERFECTO PARA EL VERANO

¡Ozú! ¡Qué caló! Madre mía, es una cosa, de verdad, un no parar de sudar...
Por eso el otro día para el cumple de mi marido se me ocurrió hacer este bizochito tan cuqui con forma de sandía. La receta es muy sencilla, es un bizcocho normal, por ejemplo como éste, pero con menos huevos (y menos cantidad de ingredientes, claro). La gracia está en que cuando estemos preparando el bizcocho añadamos colorante de color rojo y unas chispas de chocolate enharinadas para que no se nos queden en el fondo.


Para la buttercream, pues lo mismo, aquí tenéis una receta, pero con la salvedad de añadirle el colorante verde, o como fue en mi caso, azul y amarillo. Jeje, ya veréis, ya, lo que me pasó...
Pues yo estaba tan feliz batiendo mi buttercream y experimentando con los colores, que tuve ciertos problemas de daltonismo y cuando había cubierto mi bizcochito y se lo enseñé toda orgullosa a mis hij@s, me dijeron que eso no parecía una sandía, que era azul, no verde...imaginaros mi cara de decepción...
¿Alguien ha visto una sandía azul turquesa?

Pues es verdad, esto verde, lo que se dice verde, no es...
Así, que como por suerte me había sobrado mucha buttercream, le añadí más azul y amarillo hasta conseguir el verde deseado.
Por último, inserté unas chispas más de chocolate y ¡listo!
Pues esta es mi primera sandía, por cierto, luego la lengua se os queda toda verde, es muy divertido, sobre todo si tenéis luego una primera cita, jaja...


jueves, 11 de junio de 2015

BOLSO DE PAJA PARA LA PLAYA CON FLECOS (O CAPAZO DE PALMA)

¡Buenos días! Hoy otro post que no se puede comer, últimamente me estoy pasando al lado oscuro, jeje, a las manualidades. Estoy descubriendo un nuevo mundo que me encanta y que tiene infinitas posibilidades y además, ¡no ensucia tu cocina!
Ahora que llega el verano, todas deberíamos tener un capazo de playa de los de toda la vida porque cabe de todo y con los peques ya se sabe. Pero ahora con la de tiendas que hay y bazares que venden de todo para customizar, ¿quién se resiste a decorar un capazo sosito? ¡Además, es muy fácil!
Yo me compré este en el mercadillo, sólo llevaba el dibujo pintado del ancla y las rayas y quise darle un aire más personalizado, así que compré:

  • Trapillo azul marino
  • Puntilla azul y blanca
  • Los aritos metálicos para rematar las puntas de los flecos.
A parte necesitaremos también aguja e hilo para coser la puntilla.
Ahora consiste en cortar en tiras largas el trapillo y hacer el mismo sistema que con la alfombra , o sea, ir haciendo nudos. Lo más engorroso es encontrar los agujeros en el capazo, cuesta un poco, pero poco a poco va saliendo.
Ir con cuidado de no poner flecos donde van las correas del bolso, si no molestarán.
Después de terminar con el trapillo, cortamos la puntilla y la cosemos encima del trapillo, en el borde. Yo sólo cosí por arriba, como queráis. Y por último, ponemos los aros dentro de las tiras de trapillo y para rematar hacemos un nudo. Podéis poner uno, dos, eso va a gustos.

Me ha encantado hacerlo, el próximo será pintado. No sé si ha quedado muy chulo, pero lo que es seguro es que no hay otro igual.
¡Hasta la próxima!

viernes, 5 de junio de 2015

INVITACIONES CON FORMA DE HELADO ¡Y CON IMAN PARA LA NEVERA!

¡Buenos días! Hoy traigo otro post incomestible, aunque a mi me dan ganas de darle unos cuantos mordiscos a estas invitaciones de cartón. Se trata de invitaciones veraniegas que simulan unos helados de gustos muy variados. La idea se me ocurrió chafardeando por estos mundos, como siempre, pero yo además le añadí la idea del imán para que los padres una vez reciban la invitación no la pierdan, si no que la puedan colgar en la nevera y así no olvidarse del evento.
Para hacer estas invitaciones tan chulas necesitamos:

  • Cartulinas de colores
  • Washi tapes variados para decorar
  • Plantilla de helado que podéis descargar aquí
  • Palitos de helado de venta en todas partes (bazares, supermercados, papelerías...)
  • Iman (de venta en los chinos y papelerías)
  • Cola pegamento 
  • Tijeras normales y troqueladas.
Recortamos tantas siluetas de la plantilla como invitaciones vayamos a hacer (la parte del palo no hacer falta) y ya podemos empezar a usar nuestra imaginación. Recortamos las cartulinas de diferentes colores, vamos haciendo pruebas, yo hice una sandía, pero podéis hacer limones, naranjas, kiwis, ¡lo que se os ocurra!

Como podéis ver en las fotos, también me imprimí el texto, pero lo podéis escribir a mano, como prefiráis. Cuando tengáis claro los diseños, es cuestión de ir pegando primero el palito y luego en la parte de detrás nuestra plantillas con el texto con cuidado de dejar un hueco para pegar el imán. Con las tijeras troqueladas (las que tengamos que estén dentadas para simular un mordisco) hacemos un corte en una esquina con cuidado de no cortar el texto. Por último recortamos un trocito de imán y lo pegamos. ¡Listo!
Me parece una idea súper original para un cumpleaños en verano, además, estas invitaciones aún no se han dado, así que ¡¡¡ ssssssssssssshhhhhhhhhhhhhhh!!!!




DISFRAZ MÁQUINA DE BOLAS DE CHICLE

¡Buenos días! Hoy os traigo un disfraz súper chulo que puede servir tanto para adultos como para bebés; es súper fácil de hacer y el resulta...