miércoles, 30 de octubre de 2013

CUPCAKES HALLOWEEN con sabor a princesa

¡Buenos días! Ains, sigo con el pc medio muerto, ¡y encima he perdido mi libreta con todas las recetas!, pero voy a intentar entrar esta sencilla receta de cupcakes con sabor a princesa. Os extrañará ver que son cupcakes de Halloween y os preguntaréis ¿con sabor a princesa? ¿Ésta de qué va? Bueno, son para Halloween, sí, pero yo quería probar mi chuchería nueva con sabor a princesa y aproveché la fiesta de Halloween como podría haber sido Navidad y decorarlas con papá noeles, qué me daba igual, vamos...
Voy al lío, antes de que este trasto pete para siempre.
Ingredientes:
  • 90-100 gr mantequilla a temperatura ambiente
  • 200 gr de azúcar
  • 2 huevos a temperatura ambiente
  • 150 gr de harina
  • 1 cucharadita y media de levadura
  • 30 ml de leche a temperatura ambiente
  • Esencia de princesa Lorann
Ahora con la maquinita que tengamos ponemos la mantequilla y el azúcar y batimos hasta que quede espumoso y blanquito. Aparte, tamizamos harina, más levadura. Añadimos los huevos uno a uno a la masa anterior y luego la esencia de princesa y la harina en varias tandas. Vamos batiendo y por último añadimos la leche. Yo además, añadí tinte en pasta de la marca Sugarflair de color vino, para que me quedara de color fucsia, ya que todos los pastelitos eran para niñas.
Rellenamos tres cuartas partes de las cápsulas y metemos en el horno previamente precalentado a 180 grados.
Horneamos durante 20-22 min.
¿Habéis visto que rosa tan rosa chicle?
Ahora preparamos un almíbar, porque estas cups no iban rellenas y si no quedan un poco secas. Ya sabéis, con agua, azúcar y el zumo de medio limón a fuego lento unos 15 min. Se deja enfriar y metemos en un biberón.
Cuando estén los cups horneados los dejamos enfriar en la rejilla y luego les hacemos unos agujeritos con un palillo y les añadimos el almíbar. Quedan deliciosos, ¡pero no os los comáis aún! Saben un poco a Pantera Rosa, si lo rellenáramos con un poco de buttercream sería igual, uhhhmmmm...
Ahora haremos las tapitas y la decoración con el fondant. Una parte la teñiremos de violeta y otra de naranja, para hacer las calabazas. Yo no tenía cortadores de forma de calabaza, ni siquiera redondos del tamaño adecuado, así que lo hice todo a mano, hasta el fondant, que lo hice con mi cuqui con nubes (ella también me ayudó con las calabazas usando un tapón de botella de agua). Vamos haciendo las formas, es bastante laborioso, pero podéis pedir a vuestr@s hij@s, vecinos o amigos, que os ayuden y se hará más amenos y divertido.
  Primero pondremos la tapa violeta, luego encima la calabaza pegada con un poco de agua y con fondant negro haremos los ojos y la boca. Para el rabito de la calabaza teñí fondant de color verde.
Listo.
  Como véis, es una receta súper fácil que podéis hacer con los niños, ¡espero que os haya gustado!

martes, 15 de octubre de 2013

PASTEL DE CHUCHES CASTILLO DE PRINCESAS MÁS GRANDE

Hoy va un pastelito de chuches. Otro de princesas, pero este todavía más grande que el anterior. El proceso es el mismo, aunque para ello necesitamos más porex, más papel y más chuches.
  • porexpan
  • papel brillante rosa o del color que nos guste.
  • palillos
  • celo, cinta adhesiva.
  • chuches, obviamente.
Cortamos el porex, primero la base rectangular, luego los laterales dejando dos torres en los extremos y para la parte de detrás haremos tres torrecitas. Yo aparte hice unos escalones con el porex y los puse encima de la base. Luego lo forramos todo con el papel y lo sujetamos con el celo. Montamos las paredes encima de la base y las sujetamos con palillos. Ahora podemos empezar a rellenar con las chuches a nuestro gusto. Podemos poner chupa-chups y piruletas para que quede más mono y las princesitas de goma para dar más realismo. El proceso es entretenido pero divertido y vale la pena el resultado.

Para las escaleras utilicé lenguas azucaradas.

               Vista en picado del castillo.

Siento no tener el paso a paso, pero el proceso es similar o igual al del otro pastel de chuches de las princesas.
Esto es todo por hoy, ¡espero que os haya gustado!

lunes, 7 de octubre de 2013

PASTEL POU


Buenos días, He tenido este blog muy abandonado, pero es que me ha petado el ordenador y tengo que escribir desde el móvil!! En fin, voy a explicar cómo hacer un pastel decorado con fondant con el muñequito este con forma de patata o de Barbapapa, la famosa mascota que mis hijos cuidan más que a las tortugas. Vamos, que les preocupa más que coma este bicho virtual que sus propias mascotas de verdad. Es una lástima, pero es así...
La verdad es que no sabía cómo hacer este bichito y en internet no había muchas referencias, así que la única página que encontré fue la del Diario de una aprendiz a repostera, pastelescupcakes.blogspot.com, donde tiene un pastel de Pou malito chulísimo.
Primero haremos un bizcocho, en este caso hice uno de chocolate con la receta de los cuatro cuartos o como se llame. Es decir, el peso de los huevos sin cáscara será nuestra medida para el resto de los ingredientes. Si pesan 300 gr tendremos que poner 300 gr de mantequilla blanda, 300 gr de azúcar y 300 gr de harina. Primero batiremos la mantequilla con el azúcar, luego añadiremos los huevos uno por uno y después añadiremos la harina tamizada con un sobre de levadura. Como lo hice de choco sustituí 100 gr de harina por 100 gr de cacao en polvo. También podéis añadir esencia al gusto. Luego forraremos un molde rectangular con papel de horno y metemos la masa a 180 grados durante unos 45 min.
Sigo tres días después desde el pc averiado, es que desde el teléfono es una odisea agregar fotos...

Una vez tengamos el bizcocho horneado le añadiremos un almíbar que habremos elaborado con agua, azúcar y zumo de limón. Llevaremos a fuego lento durante quince minutos y dejaremos enfriar. Yo lo meto en un biberón para después poderlo repartir mejor por el bizcocho. Una vez el bizcocho está frío podemos rellenarlo de lo que queráis. Yo en este caso no lo rellené, sólo lo cubrí con dulce de leche para poder pegar luego el fondant.
Ahora trabajaremos esa masa tan chula llamada fondant. La teñiremos de verde; yo usé el azul y el amarillo y los mezclé porque no tengo verde. Amasamos encima de una superfície limpia y lisa espolvoreada con azúcar glasé y luego con el rodillo vamos dándole que te pego hasta formar un rectángulo lo suficientemente grande como para cubrir todo el bizcocho. Yo voy haciendo pruebas encima del molde que he usado (puesto del revés, claro), así sé si me cubrirá todo o no y me ahorro ensuciar el fondant con migas y dulce de leche inútilmente (y echarlo todo a perder).
Una vez hemos cubierto el bizcocho, es cuestión de coger otro pedazo de fondant y teñirlo de verde oscuro (mi hijo lo quería todo verde, que le vamos a hacer) y cortar la forma con un cuchillo. Seguimos trabajando el fondant haciendo el resto de las piezas (ojos, caquita Pou, pelo...). Para la boca utilicé un rotulador de tinta comestible. Para pegarlo todo basta con humedecer con agua la parte de detrás de la pieza y listo.
 Seguimos poniendo guapo a nuestro Pou hasta que quedemos satisfech@s.
¡Listo!
 
 Es un pastel muy sencillo y muy vistoso ¡y a mi hijo le encantó!, que era lo que más me importaba, así que ya sabéis, fácil, lo peor es amasar el fondant, el resto no tiene más, os lo digo yo que sólo soy una aficionada.
Si véis algún fallo por aquí  no es mi culpaaaaaa, ¡¡¡¡es del maldito ordenadorrrrrrrrrrrrr!!!
¡Hasta la próxima! 

DISFRAZ MÁQUINA DE BOLAS DE CHICLE

¡Buenos días! Hoy os traigo un disfraz súper chulo que puede servir tanto para adultos como para bebés; es súper fácil de hacer y el resulta...