viernes, 24 de marzo de 2017

TRANSFORMAR UN COLGADOR INFANTIL EN UN COLGADOR DE ADOLESCENTE

¡Buenos días! ¡¡Primaveraaaaaaaaa!! Qué bien si no fuera por la alergia, arrggggghhhhhhh...

Hoy os traigo un colgador de madera que tenía de mis hij@s pero que ya no me gustaba porque era de colorines y lo veía un poco desfasado y más teniendo en cuenta que los niñ@s crecen y cambian de gustos.

Lo primero que hice fue limpiarlo y lijarlo un poco, porque era así:
El colgador tenía su gracia con las pizarritas, pero a los míos ya no les llamaba la atención...

Después de lijar pinté toda la superficie (previamente desmontamos los ganchos de colgar) con pintura chalk de color blanco (eso ya va a gustos). Una vez seco le di unos cuantos brochazos con pintura chalk gris y dejé secar bien.
A parte imprimimos las letras del revés (yo lo hago con el Paint) y los números también con tóner láser.
Lijamos un poco la superficie y aplicamos la cola transfer encima de las letras recortadas y pegamos encima de nuestro colgador. La técnica completa explicada aquí, que aunque en esa entrada explicaba como transferir fotos, sirve también para letras y lo que sea. Dejamos secar y unas horas después humedecemos con agua y con cuidado y paciencia vamos frotando con el dedo hasta que va saliendo el papel y nos aparecen las letras transferidas. Lo mismo para los números.
Recomiendo recortar al máximo las letras para pegar sólo lo que sería la tinta, porque luego aunque frotemos mucho siempre queda un poco de papel a los lados que cuesta muchísimo de sacar.
Por último podemos lijar un poco a nuestro gusto, aplicamos un poco de cera y listo.
Y así es como hemos pasado de tener un colgador infantil a uno para adolescentes.
Os animo a practicar, ¡hasta la próxima!

lunes, 30 de enero de 2017

COOKIES EN FRASCO PARA REGALAR





¡Buenos días y feliz año a tod@s!

Hoy os traigo un regalito que hice para unas familiares estas navidades. La idea original no es mía, si no que la encontré por casualidad en Pinterest; os recomiendo visitar esa herramienta pues es inspiradora total para vuestras creaciones.
Dicho esto, pasamos a la receta de hoy.
Se trata de meter los ingredientes de las galletas (Cookies) dentro de un bote, frasco de cristal que sea un poco mono porque la idea es que los mismos ingredientes decoren el frasco como si de un escaparate se tratara.
El frasco ha de tener una capacidad de unos 900 ml, según la cantidad de ingredientes que se vayan a añadir sería más o menos grande.
Una vez tenemos el bote limpito, procedemos a añadir los ingredientes que son los siguientes:
-120 gr azúcar moreno 
- 50 gr azúcar blanco
- 110 gr mantequilla
- 1 cuch. azúcar avainillado o en su defecto unas gotitas de esencia de vainilla.
- 1 huevo
- 230 gr harina
- 1 pizca de sal
- 1/2cuch. levadura en polvo
- 150 gr chocolate (pepitas o cortado a trocitos)
Está claro que el huevo y la mantequilla no podremos añadirlos, pero el resto sí.
El orden sería el siguiente (más o menos):

  1. Harina + levadura + sal
  2. Azúcar moreno
  3. Azúcar blanco + azúcar avainillado
  4. Cacao (es opcional, pero así las galletas quedan más oscuras a la vez que rellenamos el frasco).
  5. Pepitas de chocolate
  6. Cereales crunch y mininubes de colores para terminar de decorar (opcional).
Recomiendo ir echando los ingredientes con cariño y luego alisar con el pie de una copa o algo parecido, así evitaremos que los siguientes se mezclen.
Cuidado al manipular el frasco porque se os puede resbalar y moverse todo lo de dentro...

Por último decoráis el cuello del bote con un lazo navideño (o como más os guste) y recortáis un trozo de cartulina para etiquetar nuestra receta. Yo detrás de la etiqueta pegué un papelito con la receta completa.
Hay quien usará estos ingredientes para elaborar las galletas (ver resultado final aquí) y hay quien simplemente usará su frasco para decorar. 

Espero que os haya gustado, ¡hasta la próxima!

miércoles, 30 de noviembre de 2016

COCINITA DE MADERA SHABBY CHIC


¡Hola!
Por fin puedo hacer este post (¡bieeeeeeeeeeeennn!); me ha llevado mi tiempo hacer un "restyling" a esta cocinita de juguete que teníamos en casa. Me daba pena regalarla, tirarla y hasta venderla, así que se me ocurrió no hacer ninguna de las tres cosas, y darle un aire diferente. Ahora que está de moda lo vintage, lo retro y lo shabby pensé en pintar el mueble con pintura chalk y después aplicar varias técnicas aprendidas a lo largo de los tres/cuatro años que llevo haciendo manualidades.
Así que si tenéis algo por ahí a lo que queráis hacer un cambio ya sabéis. Yo ahora le he echado el ojo a un caballito de madera de mi hija, es de colorines (igual que la cocina), ¡qué manía de pintarlo todo como si fuera el payaso de Ariel! A mi me van más los colores pastel, mint, rosa palo, blanco, azul cielo...

La cocina era así, como el payaso multicolor
Primero lijaremos un poco la pieza y le daremos una mano de imprimación porque si no vais a gastar mucha pintura chalk y ya sabemos que es muy cara.
Una vez seca la pintura ya podemos pintar con chalk del color que nos guste; yo elegí el blanco nube y otras zonas como los fogones y los mandos los pinté de gris porque aunque me hubiera gustado más en rosa palo o mint creo que no hubiera quedado muy realista y como aún no sé dónde ubicaré esta pieza, mejor no pasarnos con los colores.
Ahora es cuestión de maña, gustos e ideas. Yo fui improvisando (como siempre), así que encima de los fogones terminé haciendo decoupage con unas servilletas muy monas que tenía. En otras zonas como la repisa y estanterías hice transfer con papel decorado que imprimí yo misma.
  1. Si queréis hacer transfer:
  2. Si queréis hacer decoupage:
Los grifos, y agarraderos los pinté con spray metalizado.

Por útimo di un poco de betún de judea en algunas zonas y lijé un poco, sobre todo las esquinas.
Creo que el resultado es bastante bueno teniendo en cuenta que ha sido bastante improvisado.
Detalles de decoupage/transfer.
Espero que os haya gustado, en breve me pongo con el caballito, ¡ya tengo ganas!

jueves, 22 de septiembre de 2016

PASTEL FÁCIL PALETA DE PINTOR

¡Holaaaaa!

Hoy traigo un súper pastel de cumpleaños de chocolate ¡¡relleno de buttercream de chocolate también!!
Es súper fácil de hacer, sólo hay que tener ganas y tiempo (esto último es lo más complicado).
La receta del bizcocho la adapté de una que tengo que se hace con 2 huevos grandes y añadiendo agua hirviendo, pero en realidad puse 4 huevos grandes y leche ( o sea, que no hice ni caso a la receta) porque tuve que agregar también más harina y además le hice un almíbar con aroma de nata buenísimo.
Pero si no queréis complicaros cualquier receta os servirá, por ejemplo ésta.
La gracia de esta entrada es explicar la decoración de la tarta para que pareciera una paleta de pintor; yo no me maté, la verdad, pero quería que quedara bonito, así que hice un mix de las recetas e ideas que fui encontrando por la red.
Para decorar nuestro pastel necesitamos:

  • Fondant blanco o marrón.
  • Colorantes varios en gel o en pasta.
  • Mantequilla para la buttercream a temp. ambiente.
  • Azúcar glass (un bote por lo menos)
  • Cortadores para hacer las letras (opcional) y los números.
Primero hice un corte en un "lado" para crear un pequeño arco, como el bizcocho era redondo no se podía hacer mucho, pero de algo sirvió para que tuviera un poco forma de paleta.
Parece un eclipse de luna, jiji

En estas imágenes faltaría una en medio que es la que está todo el bizcocho cubierto de buttercream de chocolate.
Cogemos el fondant y lo amasamos con ayuda de azúcar glass. Si no es marrón, lo teñimos como hice yo con el rojo, amarillo y el azul (fui probando, es lo que tiene teñir).
Una vez conseguido el color le damos la forma en el tamaño deseado y lo trasladamos al bizcocho, con cuidado de que no se os rompa como a mi me pasa siempre...
¡Alisamos y ya tenemos hecho lo más difícil!

Para hacer la buttercream (medidas orientativas)
  • 225 gr de mantequilla blanda
  • 500 gr de azúcar glass
  • 2-3 cucharadas de leche (opcional)
  • 1 cucharada de esencia de vainilla
¡Y a mezclar!
Ahora sólo es cuestión de ir tiñendo buttercream de vainilla con los diferentes colorantes, es muy divertido porque si te ensucias puedes ir probando...
Luego con un cuchillo vamos añadiendo nuestras "pinturas" a la paleta...
Para rematar, cortamos las letras del nombre del/de la homenajeado/a y las pegamos con un poco de agua (sólo humedecer).
Como complemento podéis elaborar un sencillo pincel forrando un palillo de pinchos con fondant.
¡Listo para comer!

martes, 19 de julio de 2016

CREAR UNA LETRA DE CARTÓN EN 30 MINUTOS

¡Buenos días!

Hoy os traigo otra letra de cartón decorada con papel de scrap; ésta también está hecha íntegramente por mí, o sea, que la letra no está comprada si no hecha básicamente con cartón normal y corriente (de cajas normales y corrientes) y cinta de carrocero.
Si preferís hacer vuestra propia letra en lugar de comprarla hecha y así de paso que os entretenéis decidís vosotras mismas el tamaño que queréis que tenga, seguir estos sencillos pasos y en media hora más o menos tendréis una letra totalmente personalizada a vuestro gusto. Eso sí, debéis tener todos los materiales a mano y las medidas ya claras en vuestra cabeza.
 ¡Vamos allá!

  • Primero tenemos que decidir qué tamaño queremos que tenga nuestra letra, ¿30 cm va bien? Pues venga, dibujamos una letra que tenga 30 cm de altura, si no se os da bien, siempre podéis imprimir una y luego sólo tendréis que recortarla y copiar encima del cartón. 
  • Una vez recortado el cartón tenemos que repetir el proceso otra vez, si es una L pues recortar dos L, porque la letra será en 3D y ha de tener un grosor para que quede mona. 
  • Cuando tenemos las dos letras recortadas hay que darles volumen con por ejemplo, porexpan, pero también podéis hacerlo con trozos de cartón, aunque os llevará más tiempo. Cortamos unos trozos de porex del grosor deseado (yo lo hice de 3,5 cm, pero va a gustos) y lo pegamos a lo largo de una de las dos letras (yo usé pistola de silicona caliente, es lo único que me lo pega todo) y por último ponemos cola encima del porex que nos queda a la vista y "tapamos" con la otra letra, a modo de bocadillo. Ya tenemos una letra gordita.
  • Ahora falta tapar/rellenar los lados de nuestra letra con un cartón un poco más fino, yo uso el de las cajas de las galletas/cereales. Recortamos las tiras y sujetamos con la cinta de carrocero, y digo de carrocero porque es una cinta mate no impermeable, porque luego al poner la cola se adhiera bien, con el celo resbalaría.

Esta letra es la del anterior post, de la L no tengo foto, pero así lo véis mejor porque la A tiene más miga que la L.


    Importantísimo que la letra se aguante de pie, a menos que la queramos pegar a la pared.
    Bueno,¡ ya hemos terminado nuestra letra! Si no estamos muy cansadas podemos proceder a decorarla, o sea, ¡a lo divertido! Si no lo dejamos para otro día...
    Pero eso ya lo sabéis hacer, y si no, ¡aquí os dejo el enlace de mi anterior entrada!
    Esta letra la decoré con los restos de papel y demás que tenía por casa.
    ¡Feliz verano a tod@s!


martes, 10 de mayo de 2016

DECORAR UNA LETRA DE CARTÓN EN 3 SENCILLOS PASOS

¡Buenos días!
Hoy os traigo una letra de cartón de unos 35 cm de alto (más o menos). La elaboración de la letra es mía (otro día explicaré cómo hacerla, es muy fácil), pero las podéis comprar hechas en bazares y tiendas especializadas. Así que ahora todo lo que necesitamos es el material para decorarla.
¡Manos a la obra!

  • Papel de scrapbooking a vuestro gusto (en tiendas especializadas y bazares)
  • Tijeras para recortar el papel
  • Cola de carpintero (cola blanca de toda la vida, vamos)
  • Washi tape de diferentes estampados/colores
  • Flores de papel, de cartón, perlitas, letras de madera pequeñas, fieltros, y todo lo que se os ocurra para dar ese toque único a vuestras creaciones.
  • Pistola de silicona (opcional) para encolar las perlas y los detalles.
Os he dicho que esto se decoraba en 3 sencillos pasos...no es broma y luego os diré una cosa.

1. RECORTAR EL/LOS PAPEL/PAPELES
Obviamente para tomar la medida hemos de poner el papel debajo de nuestra letra y con un lápiz dibujar el contorno y si la letra tiene un hueco como la mía, también dibujarlo.
Una vez hecho recortamos.

2. ENCOLAR EL PAPEL 
Ponemos la cola encima de la letra con la ayuda de un pincel y pegamos con cuidado nuestro papel o papeles (por delante y por detrás). No nos olvidemos del contorno de la letra, debe ir también tapado con papel o como hice yo, con washi tape.

3. DECORAMOS A NUESTRO GUSTO 
Ahora ya es cuestión de gustos y de dejar volar vuestra imaginación; yo pegué unas letras de madera compradas en la feria Creativa, enganché flores, una mariposa con perlitas, una guirnalda de cartón...
Y como toque final para darle profundidad le di unos toquecitos al contorno con tinta fucsia.
Mi hija me hizo quitar las flores, ¡que no le gustan!
Bueno, ahora ya os lo puedo decir, era la primera vez que lo hacía...pero gracias a blogs como éste, una puede hacer si se lo propone, casi cualquier cosa. Querer es poder, chic@s, así que os animo a que hagáis vuestras letras y me lo contéis.
¡Hasta pronto!


viernes, 22 de abril de 2016

RECETA BÁSICA Y BUENÍSIMA DE PAN DE SANT JORDI



¡Buenos días!

Hoy traigo una receta muy apropiada para la fiesta de mañana en Cataluña, una de mis favoritas, Sant Jordi. En el cole era un día muy especial, porque hacíamos los Juegos Florales y se entregaban los premios a las mejores historias y los dibujos más bonitos. Se hacía en la sala de actos y leíamos extractos de libros y se respiraba aire de fiesta, era primavera, nos vestíamos para la ocasión e incluso las más afortunadas recibíamos una rosa de parte del niño que nos gustaba...Ains, qué recuerdos...

Ahora a pesar de que ya soy mayor y todo aquello quedó atrás, aún sigue gustándome mucho el 23 de abril. Y aunque no vivo en Barcelona ciudad y no puedo pasear por las anchas calles del Ensanche, me encanta caminar por los "puestos" de libros de mi pequeña ciudad costera y recrearme con ellos.
Después de esta introducción, vamos a explicar cómo elaborar un rico pan de Sant Jordi.
Ingredientes:
Para la masa de queso:
  • 300 gr de harina de fuerza
  • 8 gr levadura fresca
  • un pellizco de sal
  • 100 gr de queso rallado
  • 175 ml de agua
Para la masa de sobrasada:
  • 250 gr de harina de fuerza
  • 125 gr sobrasada
  • 8 gr levadura fresca
  • 100 ml agua
Para no complicarnos más la vida, no haremos la masa de nueces, ya que este pan es un poco laborioso de hacer.
Primero vamos con la masa de queso:
En un bol añadimos la harina y la sal y deshacemos la levadura en un poco de agua tibia, la agregamos también a la mezcla y terminamos de echar el agua (templada). Mezclamos hasta que haga una masa que podamos trabajar en una superficie enharinada y ahí le añadimos el queso rallado. Después de 10 minutos en plan panader@s, hacemos una bola y la dejamos en el bol tapada con un trapo por 30 minutos como mínimo.
Ahora vamos con la masa de sobrasada:
Deshacemos la levadura con un poco de agua templada y la añadimos a la harina, agregamos la sobrasada y terminamos de echar el agua. Trabajamos igual que la masa anterior.
Hacemos una bola, tapamos y dejamos reposar 1/2h mínimo. Veremos que aumentan de tamaño.
Pasado este tiempo tenemos varias opciones; una es coger la masa de queso y hacer un rectángulo. Con la masa de sobrasada hacemos otro rectángulo de la misma medida y cortamos tiras que pegaremos encima de la masa de queso a modo de senyera catalana. Esta es una opción.
Otra es hacer panecitos pequeños, cortamos pequeños rectángulos del pan de queso y hacemos lo mismo con el pan de sobrasada, cortamos las pequeñas tiras y las pegamos (se ve en la primera foto a la derecha). También podéis hacerlo del revés, es decir, el pan de sobrasada debajo y encima las tiras de pan de queso, va a gustos. Otra posibilidad pero más complicada es hacer dos rectángulos iguales con los dos panes y ponerlos uno encima del otro. Cortar el pan a tiras y luego apilar las tiras una encima de la otra, de modo que quedan los colores alternados.
La cuestión es que una vez reposada la masa hay que darle alguna forma, elegir la que más os guste. Y ahora lo dejamos en la bandeja del horno, tapamos con un trapo y dejamos reposar 1/2 más. Precalentamos el horno y horneamos nuestro pan a unos 200º por 1/2 hora más o menos, dependiendo del horno.
Veremos que aumenta su volumen, así que si hacéis panecitos pequeños no los coloquéis muy juntos.

¡A disfrutar de este sabroso pan y Feliz Diada de Sant Jordi!

martes, 22 de marzo de 2016

DECORAR UNA CAJA CON PINTURA CHALK EN SPRAY

¡Buenos días a tod@s!
L@s que me váis más o menos siguiendo, ya sabéis que cada vez me estoy interesando más por el mundo de las manualidades (sin olvidarme de la repostería), pero digamos que es cuando estoy trabajando en mi "atelier" (un espacio que me he reservado en casa para fines artísticos) cuando me siento más libre y donde además, una descarga el estrés y las tensiones del día a día, no es broma. Es en el único sitio donde no me distraigo pensando en los problemas, si no que estoy concentrada en lo que hago y eso significa que esto me gusta mucho, me entretiene y me llena.
A razón de esto y de que cada vez me gusta más el tema, últimamente me dedico a investigar todo lo que puedo (no me sobra mucho el tiempo, pero intento aprovechar al máximo) sobre materiales, cosas nuevas que van saliendo y cómo usarlas y/o combinarlas entre sí para crear algo bonito y útil, porque eso sí, todo lo que hago intento que tenga alguna utilidad, no simplemente como decoración. Yo soy muy práctica, así que aplicándome el cuento, os voy a explicar en qué he andado metida estos días.
Cuando fui a la feria Creativa el pasado mes de noviembre, me fijé en que en muchos stands vendían chalk paint en spray (esto creo que ya lo había comentado en alguna entrada), y tenía muchas ganas de saber qué tal funcionaban, aunque no sabía bien bien cómo y sobre qué utilizarla. El tema de las cajas de frutas está muy chulo, pero también muy visto y en la web hay miles de entradas dedicadas a ellas. Seguramente mi caja no es la mejor ni la más bonita, pero tiene un objetivo en la vida. No sé en vuestra casa, pero a mi no me gusta que las mantas corran libres por mis sofás, estoy cansada de colocarlas en los brazos de los mismos, en los reposacabezas, a un ladito, enrolladas, ya no sabía cómo ni dónde ponerlas para que no molestaran, y por esto se me ocurrió decorar una caja y utilizarla como guarda mantas de sofá. ¿Y adivináis con qué la pintaría?
¡Vamos a ello!
Para decorar la caja usé:
  • Una caja, obviamente (de fruta, de madera, lo que encontréis por ahí).
  • Lija.
  • Pintura en spray (yo usé la pintura Chalk Paint de Novasol Spray) del color que os guste, la mía es marrón glacé y la podéis encontrar aquí en www.aerosolpinturas.com
  • Pintura en spray Chalk  (Novasol Spray) color blanco roto.
  • Spray adhesivo removible de Pinty Plus Art &Craft (Novasol Spray).
  • Fieltro de color marrón.
  • Cartón duro.
  • Papel de arroz para decoupage.
  • Impresiones a láser de dibujos/texto.
  • Barniz para barnizar la caja.
  • Pinceles varios para pintar, barnizar...
  • 4 ruedas para que nuestra caja no sea estática.
Primero adecentamos la caja limpiándola con agua y jabón y después la lijamos un poco para que no queden astillas. Después de esto ya podemos darle una primera "capa" con nuestro spray marrón glacé. Aunque no ensucia mucho, tendréis que poner papel de periódico para no manchar la superficie (mesa). Abrir la ventana porque huele un poco.
Enseguida se secará, así que ya podemos darle la segunda mano.
Nos queda algo así:
Una vez seca la segunda mano ya podemos manipular la caja. Como en mi caso iba a servir para guardar mantas, necesitaba poner un fondo menos basto que el que tenía, así que di la vuelta a la caja, cogí la medida de la base y recorté un cartón que me serviría de plantilla para el fondo. Recorté las esquinas y sobre esta base recorté la misma medida en fieltro. Para pegarlo utilicé el adhesivo en spray, a ver qué tal... Hay que pulverizar sobre las dos partes; en este caso, sobre el cartón y sobre el fieltro, esperar unos segundos y pegar. Lo bueno de este spray es que si te equivocas (como yo casi siempre), puedes rectificar las veces que quieras. Ahora veréis como queda en las fotos.
Ya tenemos pegado el fondo (cartón y fieltro), si queréis podéis hacer lo mismo con los laterales; yo lo hice para que quedara bien forradito, pero eso va a gustos.
Ahora tenemos un lienzo marrón precioso para decorar a nuestro gusto. Aquí me la jugué un poco porque quería experimentar, y se me ocurrió probar a hacer decoupage con el spray adhesivo, a ver qué pasaba. Recorté mis imágenes y puse spray en la parte de la caja donde iría pegado nuestro dibujo, en el papel no puse nada. Pegué y ¡el papel se adaptó perfectamente! ¡Genial! No hace falta usar el barniz cola especial, es bueno saberlo porque una a veces no tiene de todo en casa.

Para acabar de rematar, utilicé la técnica del transfer de imágenes/texto sobre la caja, ahí sí que no lo recomiendo mucho porque cuando mojas el papel y empiezas a quitarlo con el dedo, te acabas llevando un poco de pintura y de imagen también. Quizás al tener una textura más líquida es más propensa a este tipo de cosas (o también puede ser que  debería haber esperado más días para que la pintura estuviera más seca).
Aquí dando los últimos toques

Para darle un toque más desgastado, usé la pintura en spray blanco roto y pulvericé sobre la caja dejando que se gastara el aire y salieran sólo gotas, como si alguien hubiera salpicado pintura sobre la caja. Lo que no eran gotas (si no pintura) lo difuminé con una esponjita.
Una vez todo bien seco le di un par de capas de barniz para fijar y proteger y como toque final  fijé unas ruedas para que nuestra caja se deslizara por el salón en busca de alguien que la necesitara.
Conclusión:
Me encanta la caja, la pintura en spray funciona bien pero no la recomiendo para técnica de transferencia si sois impacientes como yo, sí para decoupage y sí para trabajos en los que queramos que no se note la "brocha". El spray adhesivo es súper limpio y va genial si sois torpes como yo y os equivocáis, aunque en su web he visto que también venden uno que es permanente.
Aquí tenéis el resultado final:
 Y hasta aquí por hoy, espero que os haya gustado o si no por lo menos haberos despejado alguna duda, ya sabéis que aquí estoy si necesitáis saber la humilde opinión de una servidora.
¡Hasta la próxima con más!



martes, 15 de marzo de 2016

VARITA MÁGICA PARA PRINCESAS



¡Hoy me siento princesa!
 Así que os voy a explicar cómo hacer esta sencillísima y preciosa varita mágica para nuestras niñas (o niños).
Para elaborarla necesitamos lo siguiente:
  • Palo de madera redondo o circular (de venta en bazares)
  • Pintura en spray (si es metalizada mejor)
  • Fieltro o goma eva con purpurina de color fucsia
  • Washi tape para decorar la varita
  • Plumas varias para decorar
  • Cintas de colores varios
  • Hilo grueso para coser el fieltro o goma eva


Primero pintamos la varita con spray, en este caso en gris metalizado. Una vez seco le ponemos el washi brillante en forma de espiral, tal como se ve en la foto.
Recortamos dos estrellas iguales en nuestra goma eva y las ponemos en la punta de la varita, para que se sujeten las cosemos y añadimos las plumas antes de cerrar del todo. Hacemos lo mismo con las cintas, las introducimos por la parte de abajo de la estrella y las cosemos para que no se caigan.
¡Más sencillo imposible!

No sé si será la varita más bonita, pero única sí que es.
Animaros a hacer vuestras propias varitas, para fiestas de cumpleaños, para regalar, para obras de teatro, carnaval, etc...
¡Hasta la próxima!

domingo, 28 de febrero de 2016

CÓMO TRANSFORMAR Y PERSONALIZAR UNA MESA Y SILLAS CON CHALK PAINT

¡Hola! Hoy os voy a explicar cómo transformar una mesa de pino y cuatro sillas compradas en Ikea en unas preciosidades de estilo vintage.
¡Es muy fácil! Para ello necesitamos:
  • una mesa de madera de pino, obviamente
  • sillas de madera
  • pintura chalk
  • lijas de dureza media
  • brochas varias
  • cera para el acabado
Para transferir los nombres y personalizar nuestros muebles:
  • Cola para transfer o gel medium para transferir (yo uso la foto transfer de la marca la pajarita)
  • impresora láser.
  • pincelito para aplicar la cola transfer.
 La mesa era muy bonita tal cual, pero me hacía ilusión personalizarla, y sin pintar quedaba demasiado rústica, parecía una mesa de picnic y no de cocina, que era para lo que yo la quería, así que aunque me dio cierta pena, pensé que con las ideas que yo tenía en mente y tratándola con cariño, podría quedar algo bonito.
Primero de todo limpiamos la mesa y procedemos a darle una mano de pintura, en este caso un tono grisáceo (de la gama chalk de Titan) porque quería darle otra mano en color claro y luego lijar y me interesaba que el color que saliera de debajo fuera oscuro. Así que pinté el sobre y los laterales de la mesa con el gris. Una vez seco le di la capa con beige (usé el beige de la marca Titan, pero chalk). Las patas las pinté con el gris, aunque en un principio no iba a pintarlas porque estaban decapadas en blanco y eran muy bonitas, pero luego me di cuenta de que no iba a pegar el sobre con las patas y no me quedo más remedio.
Patas decapadas en blanco que profané con el gris...
 Una vez estaba todo seco, lijé el sobre de la mesa hasta que fueron saliendo las vetas propias de la madera. Lijé y lijé hasta que la cocina estuvo llena de polvo...
Las patas no las lijé mucho, sólo los cantos y esquinas.
Con las cuatro sillas hice lo siguiente:
Pinté dos directamente sin base ni imprimación; una con chalk paint rosa palo (de la Pajarita) y otra con mint o menta de la misma marca. Ni las lijé ni nada, tal cuál.
Con las otras dos lo que hice fue pintarlas con una base de marrón chocolate y luego les di brochazos mal dados; una con chalk azul y la otra con chalk beige (el mismo beige que usé para la mesa). Al dar los brochazos con poca pintura me ahorré el tener que pintarlas con esmero y luego lijarlas. Fue algo improvisado y la verdad es que me sorprendió gratamente el efecto conseguido.
Una vez todo bien seco, ya podemos poner los nombres o lo que nos parezca. Imprimimos el texto elegido del revés (en espejo) y lo recortamos lo más ajustado posible. Lo pegamos según la técnica explicada aquí y por último le damos cera a todo, ¡sí! a todo para proteger nuestros muebles. Ahora sí, ya hemos terminado.
Sillas personalizadas con tu nombre

Mesa y sillas a tu gusto
Yo estoy muy contenta con el resultado, me ha encantado trabajar con estos muebles tan agradecidos, lo he pasado genial, ahora sólo espero que podamos disfrutarlos durante mucho tiempo.
¡Hasta la próxima!



martes, 2 de febrero de 2016

DISFRAZ SOLDADO ROMANO CASERO (2a parte)

¡Bueno, bueno! ¿Cómo van los disfraces? No sé vosotr@s pero yo tengo la casa patas para arriba, un casco por aquí, un faldón por allá, una capa en el sofá, retales encima de la mesa... Pero ya casi estamos y el resultado valdrá la pena, ya veréis.
He intentado correr lo máximo posible para poder publicar esta entrada a tiempo para que podáis hacer vuestros disfraces, ¡qué estrés!
En esta segunda y última parte os explicaré cómo hacer:
  1. El CASCO terminado. 
  2. La CAPA roja.
  3. La CAMISOLA blanca
  4. La LANZA
  5. El ESCUDO
  6. Detalles varios
Como lo dejamos a medias, primero iremos con el casco, porque ya sólo falta acabarlo de pintar y rellenar la parte del penacho con porexpan. La primera parte de cómo hacer el casco, aquí. Una vez pintado con el spray y secado ya podemos añadirle las plumas rojas, aunque yo recomiendo primero pegar el penacho al casco. El cómo hacerlo fue un problema para mí, porque con pegamento no iba a aguantar, y tampoco quería ponerle clavos (¡pobre criatura!), así que al final me decidí por poner puntillas desde la parte interior del casco e insertarlas en el porex, de manera que quedaran bien fijas. Para ello compré puntillas metálicas con puntas más largas de lo normal para que entraran con más profundidad dentro del porex.
El resultado es el siguiente:
Mejor de lo que yo pensaba porque no las tenía todas conmigo...
Ahora que ya tenemos el casco (¡una cosa menos, yupie!), vamos a por la capa. Yo compré 1.50 cm por 1.50 cm de tela de terciopelo (no de la más cara, si no de una que estaba bien) y tal como me indicó el señor de la tienda, cogí una esquina de la tela y la doblé hacia adentro, formando un triángulo tal como véis en la foto. La base o hipotenusa del triángulo ( o sea, el contrario del vértice), medía unos 80 cm. Lo sujeté con agujas y a partir del centro fui midiendo 90 cm hacia abajo, y marcando con boli en la tela, de manera que me quedó un semicírculo alrededor del triángulo.
A tener en cuenta que yo hice 90 cm de largo porque mi hijo quería que la capa le llegara por la rodilla, pero si vuestros hijos son más altos de 142 cm tendréis que hacerla más larga, eso ya va a gustos.
Si no llega a ser por el dependiente yo hubiera recortado un rectángulo y me hubiera quedado tan ancha, pero entonces la capa no tendría volumen, si no que quedaría estirada y sosa y que yo sepa no es para volar, si no para lucirla, así que recortamos y ya tenemos la capa casi lista.
Antes de empezar nada siempre es mejor planificar con ideas, esquemas, dibujos, etc...
Ahora tenemos varias opciones; una es coser unos corchetes o ganchos, uno en cada lado para sujetar la capa por delante, también se puede hacer con velcro, pero no sé si aguantaría según qué pesos y otra opción es coserla a los hombros y rematarla con algo de metal, a mí se me había ocurrido con unas cápsulas de café aplastadas, y luego remachadas con puntillas de metal. Como queráis o os sea más fácil. Yo finalmente me decidí por unos ganchos y para rematar unos botones metálicos bien grandes.

Ahora que tenemos la capa y el casco vamos con la camisola. Yo compré una blanca de manga larga y también cinta dorada. La camisola le ha de quedar de faldita, o sea, que ha de llegarle más o menos por la rodilla. Se le cose la cinta dorada en los bordes (opcional) y listo.
Queda así:


Y ahora nos falta la lanza y el escudo.
Compramos una caña de bambú que sea gruesa y la pintamos con spray metalizado. En la parte de arriba podemos ponerle lo que sería el cuchillo hecho con cartón, espuma o porexpan. Se pinta con spray y se sujeta con un clavo, palillo de brocheta o cinta, aunque la cinta no os la recomiendo porque se despega y no sujeta bien, dependiendo del material utilizado. Mi hijo tuneó el bambú como si fuera una vara de majorette, pero no le iba yo a quitar la ilusión, jaja.
No os voy a explicar la que se lió con el bambú...no se os ocurra trabajar con él apoyándoloo en un mueble y menos si estáis solos y acabáis de pintar...

Para el escudo, a mi hijo le gustó esta idea:
Así que pintó este dibujo en una hoja de papel kraft.
Necesitamos un cartón grande si queremos que el escudo sea tan grande como para poder hacer la formación tortuga y que no se nos vea, así que cuando lo consigamos es cuestión de pintar o enganchar el dibujo en el cartón y luego podemos darle una capa de barniz para proteger el dibujo. Por el otro lado se le pone un elástico o cinta para sujetarlo o como hice yo, con una tira de cartón y cinta aislante todo bien sujeto.

Todas estas ideas están pensadas para no complicarnos mucho, pero siempre se puede sofisticar más si tenemos tiempo y ganas, haciendo más detalles en dorado, pintura metalizada, etc...
Al final de este post os diré el coste total del disfraz, pero tengo que deciros creo que sale más barato comprarlo, aunque nunca será tan personalizado y original como éste ( y el tiempo disfrutado con nuestro hijo no tiene precio ), pero ronda los 30 euros; si tenemos en cuenta que la tela de la capa ya cuesta unos 7,5 .- y hay que sumar las puntillas metálicas, la goma eva, la pintura/barniz/cola, camisola, cintas varias, leotardos (porque habrá que ponerles leotardos, aquí es invierno).
Y por último, ¡una foto en medio del meollo de la fiesta!