jueves, 9 de mayo de 2013

PASTEL DE CHUCHES CASTILLO DE PRINCESAS PASO A PASO



¡Hola!
¡Una semanita ya! Hace siete días que inauguré este blog y siete son las entradas que he hecho hasta ahora. Mi objetivo con esto no es otro que el de entretener y si puedo enseñar algo mejor que mejor. Hay millones de blogs y la verdad es que a mí muchos de ellos me han ayudado mucho a resolver dudas de todo tipo, así que aunque este sea uno más, espero que en algún momento os pueda servir en algo, con eso y sólo con eso ya me daré por satisfecha.
Dicho esto, hoy os voy a explicar cómo hacer un pastel con forma de castillo y rellenado de gominolas. Chulo, ¿no? Estoy harta de ver siempre los mismos pasteles en las tiendas de chuches, todos redondos o cuadrados sin ninguna personalidad. Pues mi objetivo era y es personalizar las tartas, que sean a gusto del consumidor y que estén especialmente hechas para ellos.
Esta tarta era para dos niñas que cumplían cinco añitos y les encantaban las princesas, así que pensé que un castillo sería ideal. Era la primera vez que lo hacía y para mí fue todo un reto.
Vamos a ver qué necesitamos:
  • Plancha de porexpan de mínimo 3 cm de espesor y de buena calidad.
  • Cuchillo o cúter para cortar la plancha.
  • Papel brillante de color rosa.
  • Tijeras para cortar el papel.
  • Papel de plata.
  • Papel de celofán para envolver.
  • Celo para fijar el papel.
  • Palillos de colores (Mercadona) o blancos (en tiendas especializadas).
  • Gominolas (nubes, moras, piruletas, lenguas de azúcar, etc...)
  • Dos muñequitas de goma (en este caso usé a Aurora y a Cenicienta).
Primero cortaremos la plancha que nos hará de base, en este caso cuadrada. Recomiendo tomar las medidas con una regla para que nos queden todos los lados iguales. Tiene que ser un cuadrado grande porque será el soporte de todo el pastel. Lo dejamos aparte porque ya lo utilizaremos más tarde. Luego cortaremos otro cuadrado más pequeño que será la base del castillo. Ahora cortaremos los laterales según nuestros gustos. Yo lo corté más pequeño para que no cubriera todo el lateral de la base para darle un toque diferente. Y ahora viene lo más difícil, la fachada. Usando siempre la regla, haremos un rectángulo según la medida de la base (tiene que tener la misma medida que la parte de atrás de la base) y en las dos esquinas haremos dos torres. Mejor una foto para que lo veáis:
A estas alturas vuestra cocina parecerá el Polo Norte, toda llena de bolitas, jiji.
Luego hice una especie de escalones y los pegué a la fachada. Cuando creamos que está bien ya estaremos preparadas para forrarlo todo con el papel de aluminio.
Forramos el porex y lo sujetamos por debajo con cinta adhesiva o celo. Las partes rectas son fáciles, pero las torres son más complicadas, pero con paciencia todo se soluciona.
Aquí todo forradito.
Ahora viene cuando tenemos que usar nuestra imaginación y visualizar lo que queremos que sea este castillo. Si os sirve de consuelo yo fui ochenta veces a la tienda de chuches a por más, porque es difícil calcular y más cuando nunca se ha hecho un castillo.
Vamos forrando con nubes, para las torres encontré unas alargadas parecidas a un ladrillo largo y me fueron muy bien para esto. Hacemos pruebas antes de insertar los palillos por si acaso luego no nos gusta. Poco a poco aquello va cogiendo forma...



Seguimos llenando nuestro castillo de chuches, si nos cansamos y queremos dejarlo para otro momento podemos usar una bolsa de basura (nueva, claro está) para meter dentro la tarta y cerrarla lo mejor que podamos para que no entre aire, porque si no las nubes se secarían.
Aquí ya puse el pastel en su base forrada con el papel brillante rosa y sujetado con palillos. Si véis que os cuesta insertarlo porque el papel resbala, hacer primero un agujerito con cuidado con un cuchillo de punta afilada.
Poco a poco iremos viendo que la cosa va quedando chula y nos animaremos a arriesgar haciendo cosas más complicadas.
Bueno, ya queda menos.
Las nubes dan mucho juego.
Ya casi estamos.


Aquí una vista en picado y con las muñecas.
Y ahora, sólo se trata de retocar y terminar de rellenar algún hueco.
Creo que hemos conseguido nuestro objetivo y ha quedado bastante bien. Aparte, yo imprimí los nombres de las niñas con la tipografía Monotype Cursiva y con dibujitos de coronas y puse un nombre en cada lateral externo. Luego lo envolví con papel de celofán y le puse un lacito. Y les encantó. Y yo me alegré mucho, porque no sólo disfruté mucho haciéndolo, sino que además eso tuvo su recompensa, ¡la sonrisa de dos niñas preciosas!

¡Animaros a hacerlo y luego me contáis!





No hay comentarios:

Publicar un comentario

DISFRAZ MÁQUINA DE BOLAS DE CHICLE

¡Buenos días! Hoy os traigo un disfraz súper chulo que puede servir tanto para adultos como para bebés; es súper fácil de hacer y el resulta...