miércoles, 24 de septiembre de 2014

COOKIES ENORMES PARA CUALQUIER OCASIÓN

 ¡Hey! Estaba pensando yo, con la de impactos publicitarios diarios que sufrimos y aún tengo moral para seguir con este blog que ni me da ni me quita, vamos, que es puro entretenimiento. A veces me pregunto si realmente estas recetas fáciles que hago pueden serle de utilidad a alguien. Hay cientos, por no decir miles, de blogs sobre cocina y repostería y aunque yo soy muy fan, la verdad es que empiezo a sentir un poco de hastío; no me malinterpretéis, es que creo que estamos saturados con tanta información, ¡lo tenemos todo tan fácil! Basta un clic para tener la información del mundo en nuestras manos y todo eso en unos pocos segundos, increíble, ¿no? La gente ya no va a la biblioteca a informarse, ¿para qué? Muchas veces me siento apenada al ver que mis hij@s nunca disfrutarán de ciertas cosas, cosas sencillas, y eso que hago esfuerzos para que no sea así, pero lo quiera o no, son de otra generación. Sin embargo, eso no me impide seguir pensando que se está perdiendo un poco la esencia, la autenticidad de las cosas...y aunque lo que hagamos este hecho con mucho cariño, no podemos evitar entrar en la rueda y dejarnos llevar...de todos modos no sería justa si no dijera que si con este blog consigo "ayudar"a una sola persona, ya estaré contenta por ello.
Hoy traigo una receta fácil para variar, y está muy sabrosa, y ahora lo digo en serio y siguiendo el hilo de lo que acabo de comentar, si me aficioné a la repostería, fue por el puro placer de comerme algo dulce hecho en casa. Mi abuela hacía unas torrijas buenísimas y cada vez que venía del pueblo nos traía a casa unas aceitadas para chuparse los dedos, porque sabían a auténtico dulce casero y de pueblo. Se me hace la boca agua sólo de recordarlo, uhmmmm...Lo siento, pero como los dulces caseros no hay nada y si encontráis una pastelería en Barcelona donde los pasteles no sean súper hiper mega dulces me lo decís, porque yo no puedo con tanto azúcar.
Dicho esto, voy a explicar cómo hacer estos cookies caseros.
Ingredientes:
-120 gr azúcar moreno 
- 50 gr azúcar blanco
-110 gr mantequilla
- 1 cuch. azúcar avainillado o en su defecto unas gotitas de esencia de vainilla.
- 1 huevo
- 230 gr harina
- 1 pizca de sal
- 1/2cuch. levadura en polvo
- 150 gr chocolate (pepitas o cortado a trocitos)
Mezclamos el azúcar Moreno con el blanco y la mantequilla reblandecida. Batimos. Añadimos el huevo y batimos. En un bol aparte mezclamos la harina con la levadura, la sal y el azúcar avainillado. Lo tamizamos sobre la mezcla anterior y por último añadimos las pepitas de chocolate. Mezclamos a mano y formamos una bola que taparemos con celofán y guardaremos unos minutos en el frigo. Precalentamos el horno.
Ahora sacaremos la masa de la nevera y tenemos dos opciones; amasar con el rodillo y cortar con cortapastas circular o hacer bolitas con las manos y aplastarlas. Yo recomiendo la segunda opción, pues quedan más auténticas y es más difícil que se rompan.
 
 No, no son mis manos, son las de mi ayudante, mi cuqui está hecha una crack!
Cuando tengamos las galletas formadas las ponemos en la bandeja del horno y las cocinamos unos 13 minutos a 180 grados (depende del horno). Las dejamos enfriar y ¡listas para comer!
 
 Sobre todo quiero decir que mi última intención es la de ofender a nadie, respeto a todo el mundo y por supuesto a tod@s los profesionales que se dedican a este apasionante mundo de la repostería. No me canso de decir que yo sólo soy una aficionada, pero como tal, y como persona, tengo ideas propias y muy subjetivas, jeje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DISFRAZ MÁQUINA DE BOLAS DE CHICLE

¡Buenos días! Hoy os traigo un disfraz súper chulo que puede servir tanto para adultos como para bebés; es súper fácil de hacer y el resulta...